Terrores nocturnos

Urko Urbieta. En una de tantas decisiones sin criterio, Cuatro emitió entre el martes y el sábado de la semana pasada –para celebrar Halloween, decía la cadena– los 13 capítulos que componen la segunda temporada de American Horror Story. Es decir, 3 episodios de media en ‘late night’ para los interesados. Me imagino que más de uno tuvo que llegar zombi al trabajo al día siguiente.
Esta segunda temporada, titulada Asylum, es una nueva historia, completamente independiente de la que relataba la primera, pero con Jessica Lange y el terror como nexo de unión. Nos sitúa en 1964 y explora los entresijos de Briarcliff Manor, un tétrico asilo que dirige con mano de hierro la hermana Jude, personaje interpretado por una Jessica Lange de nuevo en estado de gracia. Junto a la oscarizada actriz, repiten otros actores de la primera temporada en nuevos papeles, como Sara Paulson, Evan Peters, o Lili Rabe.
Aunque soy –de los pocos, creo– que prefiere la primera temporada sobre este Asylum, no puedo negar su gran factura, con una atmósfera oscura y opresiva muy lograda. Y es que en esta serie cabe de todo: serial killers, extraterrestres y hasta experimentos nazis… Una locura, vamos. Y lo increíble es que funciona.
Para los que hayan podido ‘disfrutar’ de este Asylum, atentos a la tercera temporada –titulada Coven–, que nos traslada al mundo de la brujería en Nueva Orleans. Ah, y lo mejor es que Jessica Lange vuelve a interpretar por tercera vez a una ‘perra del infierno’.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

10

11 2013

La publicación de comentarios está cerrada.