Alcàsser

Emili Gené. La boca se les hace agua. Los dos grandes holdings de la televisión privada (3 y 6 por una parte, 4 y 5 por la otra) se afilan los dientes esperando el momento de lanzarse sobre la presa. Se llama Miguel Ricart y acaba de salir excarcelado tras anularse la doctrina Parot: de pronto aquel culebrón mediático que convirtió el crimen de Alcàsser en un circo se coloca en lista de espera y reclama un sitio en la parrilla. La productora de Ana Rosa Quintana se hizo cargo del traslado del asesino desde la cárcel a Madrid por simple cuestión humanitarias (sic): «Estaba desorientado», dicen. Y añaden que nunca han pagado ni pagarán, aunque no desmienten que le han ofrecido al tipo pasarse por los estudios para grabar una entrevista. Por su parte Mediaset insiste igualmente en que no van a hacer negocio con la historia. Al parecer fue pura coincidencia: unos reporteros de ‘Espejo público’ pasaban por ahí cuando Ricart salía de la cárcel, le hicieron unas fotos y le sacaron varias frases. Emociona el desinterés de las cadenas y sus firmes principios éticos. Como los de Nieves Herrero en 1993.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

02

12 2013

La publicación de comentarios está cerrada.