Chicote Gemio

Javier J. Díaz. Este lunes, Alberto Chicote, el cocinero que más baila entre cadenas tras Carlos Arguiñano, vuelve de nuevo con el programa que le dio el éxito: ‘Pesadilla en la cocina’. A pesar de que no consigue tener tanto desparpajo como Gordon Ramsay (el conductor de la versión original), Chicote consigue enrabietar y destapar las miserias de los dueños de los restaurantes a los que va lo suficiente para que el programa sea pero que muy entretenido, y ponerle freno a dueños prepotentes y endiosados de un pasado mejor, lo que es televisivamente atractivo.
Sin embargo, este espacio ha ido cayendo (poco a poco y no tan rápido como si lo emitiera Telecinco) en el amarillismo de mezclar fogones con relaciones personales, algo que da mucha audiencia en este país, por desgracia para la privacidad y la elegancia.
Este aspecto se pone patente en el inicio de temporada, en el que La Sexta está volcada anunciando a bombo y platillo los problemas personales de una pareja para gobernar el restaurante, con Chicote de por medio, haciendo las veces de Isabel Gemio y repartiendo pañuelos. El programa promete porque es estreno de temporada y porque los spoilers dejan ver gente gritando, amenazando y pegando, a lo ‘Hermano Mayor’, pero en versión ‘Kitchen Macarra Andalussí’. Veremos si el resto de la temporada premia más las relaciones laborales que las laborales. Cuestión de tiempo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

24

01 2014

La publicación de comentarios está cerrada.