‘Entre todos’

Alfons Martí. Entre todos empezó con un alto índice de audiencia. Pero lo más interesante son las críticas que genera. En Francia, Le Figaro lo calificó como «programa de los pobres» y organismos varios claman por su eliminación por «promover la caridad». El programa, en efecto, es la quintaesencia de los shows de masas, donde el presentador es una especie de gurú que reparte favores y aprovecha las miserias morales y económicas. Es criticado por encarnar la falsedad de una administración que crea miseria por un lado y, por otro, alardea de beneficencia. Pero el caso es peor: quienes pagan la pobreza son los propios ciudadanos, pues el programa no regala ni un triste ‘juegos reunidos Toñi Moreno’, cosa que sí pasaba en Running man, interesante filme con Arnold Schwarzenegger que mostraba la receta de show tv puro Estado. El esquema es duro, porque se trata de buscar voluntarios para pagarles cosas a gente con presuntos problemas. Y ahí sale de todo: un padre abandonado con un hijo enfermo, pero también un matrimonio que sueña con poner una frutería. Además, la presentadora, con aire de vendedora salerosa de feria, un día mostró la otra cara de la bondad del poder. Fue al intervenir un espectador quien criticó el programa. Ella, sin titubeos, lo tildó de ‘cobarde’ ipso facto. ¿Quién dijo que una farsa no pueda ser divertida?

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

17

01 2014

La publicación de comentarios está cerrada.