Telespectadores sociales

Gemma Marchena. Hasta hace unos pocos años, lo normal era comentar al día siguiente lo que habían echado por la tele el día anterior. En el trabajo, en la cafetería, en el mercado, daba lo mismo. Ayudaba que además hubiera pocos canales. Hasta que llegó el chaparrón de canales de la TDT y la gente decidió que ya no quería someterse al dictado de los programadores y se bajan su propia televisión de Internet: sin anuncios y listo para ver cuando se desea. Pero las redes sociales, en especial Twitter, han recuperado el placer de ver los programas durante su emisión tradicional en televisión y, lo que es mejor, comentarlo entre colegas. Porque después de todo, Twitter es un patio de vecinas, un bar de amiguetes, un salón lleno de estudiantes tirados en el suelo que no cesa de reírse de la televisión. Las redes sociales y el comentario en directo suponen abandonar la soledad para sumergirse en una comunidad de comentaristas. Y hace que uno deje de sentirse raro por ver programas como Top Chef o Un príncipe para Corina en casa, a escondidas, lejos de las vergonzantes miradas de alguien que no considere digno ver ciertos productos. La caja tonta ya no compite con Internet: se ha convertido en una amiga inseparable de ella.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

04

01 2014

La publicación de comentarios está cerrada.