Acumuladores de tesoros

01

02 2014

Gemma Marchena. Hay programas que atrapan y dejan al espectador con el estómago encogido. En mi caso fue esta misma semana cuando vi por primera vez ‘Lo guardo por si acaso’. En cada episodio se tratan dos casos de personas que recogen cosas, las acumulan en su hogar y se niegan a desprenderse de ellas. Una venerable anciana de Wisconsin atesoraba cupones de comida que luego cambiaba por viandas tiradas de precio. Su cocina era un estercolero con comida caducada, verduras putrefactas y latas que se caían del armario por la acumulación. No se podía caminar sin pisar algo. En el otro caso, una pareja joven de Wyoming sufría lo que suele conocerse como ‘se juntaron el hambre con las ganas del comer’. Ella era compradora compulsiva, él se negaba a tirar nada. Una combinación explosiva que terminó colocando (es un decir) la ropa sucia en el pasillo. Aquel que quería pasar a una habitación tenía que pisar el montón de colada sí o sí. Lo triste venía cuando aparecía un camión contenedor y un equipo de limpieza tiraba por la ventana todos sus tesoros, mientras sus propietarios lloraban amargamente. No eran casos de síndrome de Diógenes, sino un estadio previo, el de la Acumulación Compulsiva, en el que todavía mantienen la higiene y la cordura. Tras visionar tan demoledores casos, no tuve más remedio que hacer limpieza integral de armarios. Por si acaso.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.