El ‘fake’ de Évole

Urko Urbieta. Sí. Operación Palace ha sido un clamoroso éxito con 5 millones de espectadores. Sin olvidar que arrasó en las redes sociales con 256.000 comentarios.
No. Jordi Évole no ha inventado ningún formato. Operación Palace es un falso documental, o mockumentary, en el que explica que el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 fue orquestado por todos los agentes políticos de la transición, el CESID, y la Casa Real. Para darle credibilidad contó con la complicidad de periodistas y políticos de la época. ¿El resultado? Muchos creyeron durante una hora que el 23-F fue una falacia.
Otros ejemplos de este formato son el mítico La guerra de los mundos de Orson Welles, que sembró la histeria en Estado Unidos ante una supuesta invasión alienígena en los años 30; Operación Luna de Stanley Kubrik, que aún hoy sigue haciendo creer a muchos que el hombre nunca pisó la luna; o el cinematográfico Holocausto caníbal, que llevó a los tribunales a su director para demostrar que las muertes de la película eran ficticias.
¿Era necesario? Évole aseguraba que el programa sólo planteaba un juego con el espectador y que el hecho de que nadie pueda consultar el sumario del caso da pie a fabular. ¿Este fake televisivo puede jugar contra el presentador? Diría que su credibilidad como informador ha quedado tocada. Sobre todo para los que lo ven como el PERIODISTA (con mayúsculas). Évole no lo es, pero sí sabe vender muy bien el tipo de periodismo que hace.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

02

03 2014

La publicación de comentarios está cerrada.