El hijo de Andreu

Emili Gené. Un hijo nunca deja de serlo. Aunque haya muerto tu padre, siempre serás aquel que se le parece (o no), aquel que sigue sus pasos (o no). Afortunadamente para los famosos, no conocemos a sus padres y esto les da una aureola de extraordinariedad, como si fuesen bichos únicos ajenos a la cadena humana. Como no solemos relacionarlos con sus padres de verdad, les asociamos otro simbólico: el descubridor, el protector, el maestro. Un famoso que estuvo detrás de sus primeros pasos, un Pigmalión que lo transformó en ser mediático. Buenafuente nació de Mikimoto pero se ha hecho mayor porque su padre ha desaparecido de la tele. El Follonero, alias Jordi Évole, nació también del mismo papá. Y Berto, que no sabe cómo matar la padre. Ahora ha hecho una peli y prepara un programa en el que contará pelis a partir de la semana próxima. No sé, después de fracasar en La Sexta en 2009 (apenas una semana de emisión), si superará la maldición, la misma que condenó a Boris Izaguirre, un hijo de Sardá. Qué difícil es hacerse mayor, también en la tele.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

03

03 2014

La publicación de comentarios está cerrada.