Un fracaso merecido

Nacho Jiménez. De pequeño me enseñaron que uno no debe alegrarse de los males ajenos, que eso es de mala persona. Pero hay momentos en los que esa norma se rompe… y con razón. Les hablo del estrepitoso fracaso de la más reciente apuesta de ficción de Mediaset, Dreamland. Su estreno hace dos semanas en Cuatro fue decepcionante (4,2 por ciento de share); su segundo episodio no mejoro y descendió a un preocupante y triste 2 por ciento. Ahora, Mediaset ha relegado a la serie al late night del jueves tras Un príncipe para Laura.
La cuestión es que este descalabro (ninguna sorpresa para muchos, incluido yo) llegó tras una campaña de promoción por parte de Mediaset que sacó de quicio a las mentes más tranquilas y pacientes. Por la mañana, a mediodía y por la noche; en las pausas publicitarias de todos los canales del grupo, en el baño, meando, en la ducha… ¡BASTA YA! Solo le faltaba a uno que alguno de los protagonistas de la serie Dreamland le diera los buenos días recién levantado. Creo que esa saturación es la que ha pasado factura, y, en parte, me alegro. Una cosa es publicidad y otra es amargar al personal con tanto ‘bailoteo’.

Etiquetas: , ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

09

04 2014

La publicación de comentarios está cerrada.