Un mal ejemplo

Gemma Marchena. Esto ha ocurrido en Gran Bretaña, pero podría pasar aquí. Josie Cunningham, de 23 años, está embarazada de su tercer hijo (eso es precocidad y lo demás son tonterías). Pero he aquí que se ha presentado a las pruebas del Gran Hermano británico y se ha enterado de que tiene un pie casi dentro del programa. Pero ah, la coquetería es lo que tiene. Se ha dado cuenta de que si entra y la ven desnuda, empezará a tener un embarazo considerable y «nadie quiere ver a una embarazada desnuda», según la moza. Puestos a considerar este punto estético, no debo ser la única que piense que las mujeres en este trance están estupendas, pese (y gracias) a los kilos, la retención de líquidos y la criatura que está gestando. La mujer ya ha amenazado con abortar. Que le da cierta pena, dice ella, porque el padre era famoso. Pero claro, va a cumplir el sueño de su vida… Deleznable es lo menos que se puede decir de esta chica que ya saltó a los medios porque se gastó una ayuda pública de 6.000 euros en aumentarse el pecho en lugar de mejorar la vida de sus otros dos hijos. El aborto es una decisión íntima y nada frívola a la que por desgracia han tenido que enfrentarse muchas mujeres. Lástima que venga una descerebrada y se convierta en tan mal ejemplo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

26

04 2014

La publicación de comentarios está cerrada.