Horarios sin sentido

Gemma Marchena. Así no se puede. Con horarios como estos, al final al telespectador no le queda más remedio que pasar el día siguiente dormido o recurrir a Internet para no perderse ni un detalle. No es posible que un programa como MasterChef empiece los miércoles a las diez y media y termine un jueves pasada la medianoche con creces. Los españoles nos enfrentamos a jornadas laborales extenuantes y luego, a una programación televisiva diseñada por psicópatas. ¿Cómo no nos vamos a echar una siesta si uno se acuesta a la una y se levanta a las siete? Al final una renuncia a terminar MasterChef o Pesadilla en la cocina, porque ya no estamos como para trasnochar y se necesitan dos días para recuperarse de semejante exceso. No sé quien tiene ahora mismo un audímetro en su casa para decidir como van las audiencias y, por lo tanto, con relativo poder para quejarse por estos horarios infernales. Pero tengan claro que si uno de esos cacharros cayera en mi televisión, terminaba acostando a media España a las once de la noche.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

03

05 2014

La publicación de comentarios está cerrada.