Relaxing cup of Eurovision

Emili Gené. Las canciones son casi lo de menos. Que si la mujer es barbuda, que si el ‘zoom’, las grúas y los ‘travellings’, que si los escenarios mutantes, que si los votos. Mucho autobombo y muchísima producción para un espectáculo que tiene poco de musical. ¿No eran todas actuaciones en ‘playback’? La gran gala de Europa justamente ahora que Europa es una jaula de grillos. Un intento de mantener aquella ilusión europeizante a base de plástico y luces, de sonrisas, banderines y colores. Un escenario descomunal plagado de efectos especiales que deja pequeño los montajes más atrevidos de La Fura dels Baus. Pura tecnología para que los incautos flipen ante sus televisores HD. Por lo demás, dos detalles: el presentador sin gafas es un famoso actor de la televisión danesa, que los seguidores de la serie ‘Borgen’ (una especie de ‘House of cards’ en clave femenina y feminista para nada radical) habrán reconocido al instante. Y la presencia española: una locutora expresándose ante toda Europa en el más castizo dialecto botellil. Al menos Ruth nos evitó este ridículo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

12

05 2014

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. v de vendetta #
    1

    se puede decir mas alto pero no ms claro