‘Súper-Sálvame’

Nacho Jiménez. Supervivientes ha caído en el juego que siguen la mayoría de concursos de Telecinco. No es de extrañar, la mano de Paolo Vasile se nota en todos y cada uno de sus contenidos, desde las mañanas de ‘Anne Rose’ –como diría mi queridísima Joana Maria Camps– hasta las noches de Jorge Javier –presentador omnipresente de la cadena de Fuencarral–. El reality de ¿supervivencia? se ha transformado en una prolongación de Sálvame. Los líos de faldas entre Rosa Benito y Amador Mohedano (ganadora de la última edición y concursante ya expulsado de este año) y la ‘cornamenta’ de los ‘robinsones’ Chiqui y Tony Spina (por parte de sus respectivas parejas, la odiosa e ignorante Oriana y el pobre de Borja, respectivamente) han monopolizado las tramas de las últimas entregas. Incluso les han enviado a la isla de visita para confesar sus infidelidades. Lo dicho, Sálvame en estado puro. Lo peor de todo esto es que la audiencia ha subido, y mucho. De un 20 por ciento a cerca de un 26, por lo que Vasile ha querido estirar el reality en una gala más para la presente edición, que será recordada como la más aburrida y plana de la historia del concurso.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

21

05 2014

La publicación de comentarios está cerrada.