Hasta pronto, señor presidente

Miguel Soler. La serie House of Cards ha puesto fin a su segunda temporada. La tercera y última esta en fase de rodaje. Pero si quieren saber cómo termina, sólo tienen que leer Vida y muerte del Rey Ricardo III de William Shakespeare para tener una idea.
Esta aclamada serie se basa en la novela del inglés Michael Dobbs que, con anterioridad, se convirtió en miniserie en la televisión británica. House of Cards es la más cruda y ¿real? exposición de los tejemanejes de la corrupción en el Congreso de los Estados Unidos por parte de un político, Frank Underwood –papel que interpreta Kevin Spacey, además de ser productor ejecutivo de la serie–, hasta alcanzar la cima de su ambición: la presidencia de los Estados Unidos.
El ganador de dos Oscars se siente a sus anchas en ese rol y sus comentarios dirigidos a cámara, en lo que técnicamente se denomina romper la cuarta pared, nos conducen de forma sibilina al conocimiento del éxito de sus planes con la complicidad de su no menos ambiciosa esposa, Claire, papel que incorpora de forma ‘maléfica’ la actriz Robin Wright.
Como en aquella otra obra clásica, Crimen y castigo, en la tercera temporada asistiremos al fin de un personaje despreciable al tiempo que apasionante.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

06

06 2014

La publicación de comentarios está cerrada.