Naranja y negro

09

06 2014

Emili Gené. El pasado viernes se estrenó la segunda temporada de ‘Orange Is The New Black’, uno de los grandes éxitos en la televisión norteamericana. Una serie distinta. Por la temática (relación lésbica, cárcel de mujeres…) pero sobre todo por la forma: desenfadada, mezcla de humor y tragedia. Por su realismo cotidiano, alejado de los focos habituales. Aquí apenas hay morbo ni efectos especiales. La vida transcurre apegada al momento, con sus tantas historias que se entrecruzan y dan lugar a situaciones de todo tipo. Supervivencia. Esperábamos con cierto escepticismo la segunda temporada y por ahora no defrauda. Fiel a sí misma, en vez de forzar historias y personajes, vuelve a la cárcel de siempre tras un primer episodio durillo en Chicago. Las mismas reclusas, los mismos escenarios, la misma riqueza psicológica. Las negras, las latinas, las blancas. Y los jefes. La picaresca que los iguala. Pues sí, en vez de dar un salto al vacío, regresa sobre sus pasos y se asoma al pasado. Promete.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.