Corre George, corre

Jennifer Munar. Siendo Los Descendientes la gran película que es, su estreno en cines en 2011 aportó el ying y el yang al panorama actoral hollywoodiense. Las luces y las sombras. La cara y la cruz. George Clooney corriendo y el maravilloso descubrimiento de la hasta entonces televisiva Shailene Woodley.
Alexander Payne firmó una obra ejemplar, que mide perfectamente drama y comedia tal y como hace su película más reciente, Nebraska. Ambas nominadas a varios premios Oscar, por cierto. Una película que trata de forma perfecta la imperfección del ser humano, a pesar de que esté encarnado por el siempre atractivo George Clooney, interpretando a un adinerado propietario de tierras de la paradisíaca isla de Hawaii.
Matt King (Clooney) deberá aprender a recomponer su vida y conectar con sus dos hijas después del grave accidente sufrido por su mujer. El actor brinda una emotiva interpretación por la cual la humanidad ha llegado incluso a pasar por alto que sea la persona que peor corre del mundo y, probablemente, de la galaxia.
Un drama familiar elegante, humano, agridulce y, en definitiva, un poco como la vida misma.

 

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

23

07 2014

La publicación de comentarios está cerrada.