Qué chungo es ser poli

Pau Ensenyat. Nuestro país es, al parecer, un núcleo de ‘criminalillos’ en potencia. Policías en acción otorga al espectador la posibilidad de vivir en primera persona las peripecias del cuerpo de policía nacional mientras persigue a jóvenes porreros y despistados ladrones. El programa viene a ser una versión post-créditos de Callejeros, pero con más mala leche. Los tíos chungos que antes se carcajeaban delante de las cámaras, ahora lloran y se lamentan. Pero lo más impresionante de Policías es el poder que tiene de absorbernos. La cantidad de cámaras instaladas y los planos subjetivos logran que el público, cómodo en su sofá, empiece a sudar y a notar la adrenalina por sus venas, mientras imagina lo peligroso que supondría correr, saltar vallas y encararse a personas que gritan fuera de sí. Es evidente que ser policía no es fácil, sobre todo cuando te enfrentas a casos como el ‘Gritón de Carabanchel’, un chaval que despertó a los vecinos de la zona a chillidos, o el ‘Grafitero arrepentido’ acusado de tres delitos distintos por pintar un muro. Eso demuestra que la poli siempre estará allí, para echar a los malos y recordar las maneras posibles de rascarnos el bolsillo.

 

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

19

07 2014

La publicación de comentarios está cerrada.