Quiero estar en la cúpula

Nacho Jiménez.  Es mi nuevo guilty pleasure; en ocasiones muy cutre, pero sensacional en otras. Eso sí,  La cúpula, la serie de éxito que emite cada martes Antena 3 y basada en la novela homónima de Stephen King, es irremediablemente adictiva. Una vez vistos los dos primeros episodios, ya no hay vuelta atrás. Tras una primera temporada de infarto, hace ya varias semanas que la cadena de San Sebastián de los Reyes ofrece la segunda tanda, igual de entretenida y con nuevos personajes que le dan un poco de ‘sal y pimienta’ al asunto. Uno de los puntos más atractivos de La cúpula es que, al igual que pasa con Juego de Tronos o The Walking Dead, es que cualquier personaje podría morir. El efecto, claro, es brutal, los guionistas son muy listos y saben muy bien a quien ‘cargarse’. Por lo demás, los descubrimientos de los que el espectador será testigo en la temporada dos marcarán lo que podría ser el final de la cúpula, el escape y la salvación… Pero lo dudo, tenemos serie para rato.
Si le tuviera que poner un ‘pero’, sería que las tramas se suceden demasiado rápido (por ejemplo, deciden construir un imán gigante y la cosa les lleva pocos minutos). No es perfecta, pero ‘mola’… Un diez.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

06

08 2014

La publicación de comentarios está cerrada.