Nos hacemos mayores

Urko Urbieta. Así debemos sentirnos los fans de Salvados por la campana, aquella mítica serie juvenil de finales de los 80, que esta semana ha cumplido 25 años de su estreno.
Para muchos treintañeros como yo, Zach Morris, la bella Kelly Kapowski, el inocente Screech, el cachas de Slater, la superficial Lisa o la empollona Jessie Spano fueron casi compañeros de clase. Y eso que la serie sólo duró en antena cuatro años, pero las infinitas reposiciones de A3 han logrado, por ejemplo, que mi hermana, a la que llevo 10 años, también haya visto todos y cada uno de los capítulos de la panda del Instituto Bayside.
Vista hoy en día, esta comedia no hay por donde cogerla. Todos los capítulos siguen el mismo patrón: Zach hace algún desastre intentando conquistar a Kelly y Screech carga con las culpas, al tiempo que Slater se inmiscuye, Lisa lía todo más y Jessie intenta poner paz. Aunque es verdad que hay episodios, como el de las drogas, que se salen del esquema.
Las serie, que en realidad fue un spin off de Good morning, Miss Bliss –que emitían dentro de Club Disney, otra sitcom protagonizada por la exniña prodigio Hailey Mills, tuvo dos secuelas: una universitaria, con el mismo reparto, y una nueva generación, en la que sólo participó Dustin Diamond (Screech); así como dos telefilmes, en uno de los cuales Zach y Kelly terminaban casándose y, espero, comiendo perdices.

 

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

24

08 2014

La publicación de comentarios está cerrada.