Terror para el otoño

Urko Urbieta. Un avión lleno de cadáveres aterriza en Nueva York. Las primeras investigaciones indican que el pasaje ha sido víctima de un virus mortal, pero el equipo de científicos asignado al caso pronto descubrirá que el suceso está relacionado con algo mucho más aterrador.
Este es el potente comienzo de The strain, producida por el director Guillermo del Toro (El espinazo del diablo, Hellboy o Pacific Rim), y basada en la primera novela de su Trilogía de la Oscuridad.
Aunque el piloto está muy bien dirigido –se nota la mano del mexicano–, la serie languidece a cada capítulo que pasa. ¿Culpa de los responsables de la serie o del material original, que no he leído? No sabría decirles. Lo que sí está claro es que la serie, que mezcla elementos propios del género vampírico y de las series de catástrofes y de investigación, pierde fuelle por culpa de sus personajes esquemáticos –ver al pandillero latino–; las molestas tramas familiares que pretenden dar más dimensión al protagonista, el doctor Goodweather (el actor Corey Stoll luciendo un imposible pelucón); o interpretaciones espantosas, como la que ‘perpetra’ Mía Maestro dando vida a la doctora Martínez.
The Strain resulta finalmente una serie ‘para no pensar’, con alguna que otra escena que te pone los pelos de punta. Pero, al menos yo, esperaba un poco más del autor de El laberinto del fauno. Quizá la culpa sólo es de mis expectativas.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

07

09 2014

La publicación de comentarios está cerrada.