Tres tristes guapos

Urko Urbieta. Sobre el papel Hermanos era una apuesta más que interesante de Telecinco. Seis únicos episodios que desarrollan una ambiciosa historia familiar a lo largo de varias décadas. Dos hermanos de origen humilde enamorados de su bella vecinita. Una amistad que se va rompiendo por los golpes del destino y los diferentes caminos que cada uno toma en su vida. Sobre el papel, ya les digo, estaba muy bien. Luego vemos el producto final y no termina de funcionar.
La dirección y la fotografía de Hermanos son buenas, pero el guión es plano y menos ambicioso de lo esperado. Que la protagonista sea una futura periodista metida en la movida; otro, un aspirante a boxeador que se meta en problemas para ayudar a su familia; y el tercero, un estudiante modelo que va entrando en la élite social, suena bastante irreal en la España de los años 80. Por ejemplo, Cuéntame sí supo sacar partido de la realidad española de los 60, 70 y, ahora, los 80.
Otro gran problema son los actores jóvenes, que no pasan de correctos: Antonio Velázquez da el perfil como el hermano fracasado y poco más; Álvaro Cervantes no se quita de encima la imagen de ‘joven atormentado’; y las poses de ‘lolita’, que le dieron un injustificado Goya a María Valverde, cansan. Al menos Sonia Almarcha y Elvira Mínguez, dos excelentes actrices, dan lustre al reparto.

Al final pasa lo de siempre con las series españolas, dan menos de lo que prometen.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

21

09 2014

La publicación de comentarios está cerrada.