Surrealismo catódico

Gemma  Marchena. Hay cosas para las que una debería estar prevenida. Así pasó esta semana haciendo zapping, avanzada la noche. Cuando he aquí que me topo con dos mujeres desnudas en una playa que se pelean por un vasco negro, también desnudo. Las mujeres compiten por quedarse con los favores del candidato de color, que además muestra una estratégica anatomía muy generosa. ¿Es una peli porno? Pues no: es Adán y Eva, el peculiar programa de Cuatro. La cosa es tan surrealista que las mozas y el efebo terminan saltando a la comba, siempre desnudos, claro está. El tipo con las partes pudendas de tamaño XXL se defendía con los saltos, mientras el televidente se debate entre la fascinación y la extrañeza. ¿Es interesante ver a un negro ultradotado soltando a la comba? No sabría decirlo. El programa soporta poco más de diez minutos de visionado. Lo mismo que los soporíferos documentales de La 2 que relatan la vida íntima de los leones en la sabana. Adán y Eva, pues, es lo mismo: un larguísimo documental sobre los rituales de apareamiento de los humanos. Que visto así, me recuerda bastante a Mujeres, hombres y viceversa pero con ropa. Bueno, con ropa muy hortera.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

29

11 2014

La publicación de comentarios está cerrada.