Por Ana Blanco M A T O

07

12 2014

Urko Urbieta. Ana Blanco y Jordi Hurtado tienen dos cosas en común: trabajan en la televisión pública y no envejecen, es decir, poseen la piedra filosofal y, por lo tanto, el secreto de la vida eterna. Esta periodista, quizá la presentadora de informativos más reconocible del país, es la única que ha resistido los vaivenes políticos de cuatro gobiernos. ¿Por qué? Desde luego no sólo por su inconfundible corte pelo, que resiste contra viento y marea. Lo más importante es que, a pesar de la posible manipulación en el informativo que presenta, Ana Blanco genera confianza en el espectador. Y eso, señores lectores, no se consigue siendo una cara bonita, sino con un trabajo impecable de neutralidad. Algo que muchos periodistas han olvidado y algunos directores de informativos han eliminado directamente de su vocabulario. Por eso, es lamentable que el futuro de Blanco, que ha presentado durante dos décadas el Telediario 1 y ha ganado una Antena de Oro y en cinco ocasiones el premio de la Academia de Televisión (ATV) durante su larga trayectoria, esté en entredicho por las maniobras políticas del nuevo director de Informativos de TVE, José Antonio Álvarez Gundín. Ana Blanco puede gustar más o menos, pero unos informativos sin su presencia es algo que no me gustaría ver. Yo, por Ana Blanco M-A-T-O.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.