TVE 90-2015

Javier J. Díaz. Aunque el programa electoral del Partido Popular no lo refleje, está claro que Ramón García va incluido en el pack ahorro, siempre, bajo todas las circunstancias. Ejemplo de ello es que de nuevo, por enésima vez, el presentador vasco, cuna de esa España de los noventa, vuelve a la casa de la tele pública, donde hace unos años parecía que estaba desahuciado, por Navidad. En Nochebuena presentó Telepasión, ese formato arcaico creado por algún iluminado para la tele navideña, que  tras haber desaparecido, volvió de entre los muertos. De hecho, lo hizo el pasado miércoles, con el susodicho Ramón y su amiga, también ya muy desahuciada de la televisión y de las revistas, Ana Obregón. Sin embargo, lo que podía haber sido una anécdota nostálgica vintage un día más de Nochebuena, se ha extrapolado también al final de fiesta. En Nochevieja, Ramón García se enfunda su capa de Conde Drácula casposo que ya llevaba en los noventa, cambia a Ana Obregón por Anne Igartiburu (otra que empezó también en los noventa), para dar las Campanadas de Fin de Año, como en los noventa. A veces, aunque parezca que ya estamos en aquel futuro que predecíamos antes del año 2000, aún seguimos en los noventa, y no en 2015.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

26

12 2014

La publicación de comentarios está cerrada.