Una final sin emoción

Gemma Marchena. Top Chef se aproxima a la final pero apenas hay emoción. De toda la banda de cocineros que se pasearon y lucharon en los fogones del plató, quedan Marc y David. Ambos son catalanes pero pese a la coincidencia geográfica, son muy distintos en sus conceptos culinarios. Marc viene de la escuela de El Bulli, así que es un adicto a esferificaciones, espumas y demás zarandajas de última generación. David, en cambio, es un cocinero más reposado, con un restaurante en un recóndito pueblo catalán, siguiendo la tradición de la familia pero pasado por un barniz modernizado. Si sus platos son diferentes, aún mucho más lo son sus caracteres. David es un tipo risueño y reposado, mientras que Marc siempre se ha visto envuelto en la polémica. Lo cierto es que cae mal, con una vena competitiva llevada al extremo que le ha dejado sin amigos dentro del concurso. Será ese mohín de hastío que le acompaña, pero es que no le soporto. El caso es que ya hace unas semanas se filtró el nombre del ganador, que no revelaré aquí para no reventarles el concurso, tras la opinión bienintencionada de un comensal en TripAdvisor. Eso sí, ya les digo yo que pese a que el programa trató de quitarle importancia, parece que se van cumpliendo los vaticinios.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

13

12 2014

La publicación de comentarios está cerrada.