Ala tan triste

Emili Gené Vila. Algunas webseries (en España: ‘Qué vida más triste’, ‘Malviviendo’, ‘Con pelos en la lengua’, ‘Route 66’ y tantas más) buscan y encuentran financiación en la red. Una forma de atraer otro tipo de público, reconvertido en pequeño inversor. Algunos gigantes de la industria explotan fórmulas que tienden igualmente a conseguir la implicación del espectador, a hacerlo partícipe del proceso de creación. Amazon, recién metido en el negocio de las series de producción propia, ha publicado en Internet trece episodios piloto correspondientes a otras tantas posibles series. La gente tiene ahora la palabra: sus votos van a decidir cuáles de estos episodios se convertirán finalmente en series. Interactividad, palabra clave que anima foros en la red y concursos en la tele, pero que rara vez se activa cuando se trata de decidir nuevos títulos y programas. Marketing, si se quiere. Mucho de todo esto ha faltado en ‘Alatriste’, una superproducción que tras dos capítulos emitidos está a punto de desaparecer. Tanta inversión para esto. Público y crítica le han dado la espalda: unanimidad espontánea. ¿Tan difícil fue prever tamaño batacazo?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

19

01 2015

La publicación de comentarios está cerrada.