Un Sherlock ‘a la española’

Urko Urbieta. Víctor Ros tiene todo de lo que carece Alatriste: un buen reparto, un guión inteligente y una dirección con oficio que saca provecho de los decorados. ¿Algo malo? Los efectos digitales no funcionan. Los cromas tienen demasiado brillo y las calles del Madrid del XIX… digamos que están demasiado limpias para resultar creíbles. Un pobre resultado que me extraña porque hemos visto ejemplos donde sí consiguen una mínima credibilidad: Velvet o El Príncipe. La miniserie de seis episodios, que adapta varias novelas del escritor Jerónimo Tristante, sigue a un delincuente infantil que, años más tarde, se convierte en un moderno detective. Cada episodio tiene un caso episódico (el del piloto adapta El Misterio de la Casa de Aranda) y la trama de continuidad, la búsqueda de un Jack ‘El destripador’ patrio que se carga, como colofón final, a un personaje muy importante en la vida del policía. Carles Francino interpreta a la perfección a ese Víctor Ros socarrón y atractivo; Megan Montaner da vida a una prostituta de buen corazón; y Tito Valverde interpreta con los ojos cerrados al mentor de Ros. No le hace falta más. Su oficio es suficiente. La que no da la talla es Esmeralda Moya, otro de los intereses amorosos del protagonista.
También me gustaría destacar la contextualización histórica del guión: menciones a Prim, a María Guerrero, a la guerra de Cuba… Ejemplos de un guión que cuida los detalles. Buen trabajo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

18

01 2015

La publicación de comentarios está cerrada.