Archivo de febrero, 2015

El tongo del pueblo

Gemma Marchena. Anda el patio de Twitter revolucionado con la no expulsión de Belén Esteban en Gran Hermano. Parece ser que estaba encerrada en ese manicomio catódico, aunque con el comportamiento de alguno de sus habitantes a veces me creo que es un zoo. Cuentan que la Esteban estaba nominada y con todas las votaciones en contra. En concreto llegó a tener hasta el 94 por ciento de los votos a favor de que dejara de ser inquilina de Guadalix. Pero he aquí que, justo al empezar el programa que debía ratificar su expulsión, los porcentajes empezaron a cambiar las tornas y, oh milagro, en el último minuto, Belén se salvó. Lo mismo que en las películas americanas, en un giro tramposo del guión, cuando en el último instante da un vuelco el partido y ganan los buenos para regocijo del espectador. ¿Alguien se lo cree? Yo no sé muy bien qué decir, lo mismo que del vestido azul-negro o blanco-dorado que circula a estas horas por Internet: no sé de que color es el traje y no sé si realmente fanáticos de La Esteban que se han gastado los euros en salvar a su heroína. ¿O es una villana? Sólo sé que Telecinco es un circo que se está forrando a costa de la ira y el furor del pueblo llano.

28

02 2015

Garrido, ministra del tiempo

Javier J. Díaz. El martes pasado se estrenó la serie de ciencia-ficción española (sí, española) ‘El Ministerio del Tiempo’. Y lo hizo TVE, que se ha marcado un desmarque en la parrilla de televisión con esta propuesta, plagada de guiños a la sociedad española. La serie, llena de rostros conocidos, tiene cosas muy interesantes, además de los saltos en el tiempo con miles de incógnitas, y cosas menos interesantes, como que exista un Ministerio secreto que nadie conoce en medio de Madrid al que se entra a través de un pozo como el del Castillo de Bellver y que tiene unas catacumbas como las de ‘El Señor de los Anillos’. Sin contar con las puertas que conectan el presente con los reinos de Castilla o Aragón como si de una lanzadera se tratase, el pintor Velázquez dando vueltas por los pasillos un francés del siglo XIX buscando obras en la Casa del Libro sobre lo que pasará en el futuro, para cambiarlo. Sin embargo, y dejando el argumento de la serie a un lado, en el primer capítulo se vio algo muy evocador. Aura Garrido y Cayetana Guillem Cuervo en una misma escena. A solas. Cayetana haciendo de ella misma, esté en el siglo XVII o esté en el siglo XXI. Igual, misma cara, mismo tinte, misma expresión. Aura, dándole la réplica. Destacando de cada personaje algo diferente. Dejando su esencia de Garrido antes de rodar y mostrando la marca de la actriz que interpreta. Ella sí es la actriz del futuro. Cayetana, al revés, de un pasado muy pasado.

27

02 2015

La mejor clase de historia

Jennifer Munar. No me gusta emitir juicios categóricos, pero… El Ministerio del Tiempo es la mejor serie española de, como mínimo, los últimos cinco años. Una historia de ciencia ficción y aventuras con ese toque de ‘clases de historia’ que tan bien sabe explotar la cadena pública. Un guion afilado, chistes graciosos (cada vez más difíciles de encontrar), dirección precisa y actores espléndidos fueron los ingredientes que hicieron de su primer episodio todo un éxito. Cualitativo, claro, porque la audiencia prefirió ver Bajo Sospecha o Levántate. Es por eso que TVE ha optado, acertadamente, por trasladar la emisión a los lunes, cuando la competencia es menor.
El Ministerio del Tiempo reúne a un soldado de los Tercios de Flandes del siglo XVI, a una de las primeras mujeres en ingresar en la universidad en el siglo XIX y a un hombre de nuestro tiempo con problemas para superar la muerte de su esposa. Todos ellos deberán viajar al pasado para evitar que éste invada el presente. La serie tiene sus fallos si se profundiza un poco en el tema ‘viajes temporales’, pero todo lo demás rezuma tanta genialidad que es mejor pasarlo por alto y limitarse a disfrutar.

26

02 2015

La nueva sensación USA

Nacho Jiménez. Fresca, adictiva, divertida… Me sobran calificativos para definir la nueva sensación made in USA, el culebrón musical Empire. El argumento de la serie recuerda al Shakespeare más jugoso. Lucius Lyon, padre de familia y dueño de un imperio musical, la discográfica Empire, descubre que sufre una enfermedad mortal. Entonces deberá decidir cuál de sus tres hijos heredará la empresa. Los candidatos son el hijo mayor, responsable y mandamás del negocio familiar;el mediano, homosexual y con un talento que deslumbra, pero repudiado por su progenitor por su condición sexual, y el pequeño, alocado adolescente con las hormonas a tope, rapero e impulsivo. Pero los planes de Lucius sufren un revés cuando reaparece en escena lo mejor de la serie, la madre de todas las madres, Cookie Lyon, que ha pasado 17 largos e injustos años en la cárcel por un delito que cometió junto a su marido, pero por el cual ella pagó los platos rotos. Ahora regresa para recuperar lo que es suyo… Empire. Con una audiencia imparable, un ritmo sensacional y unas canciones que quitan el hipo producidas por Timbaland, Empire ha llegado para quedarse.

25

02 2015

De mi puño y letra

Neus Aguiló. Los informativos de Telecinco se hicieron eco hace unos días de que los niños cada vez escriben menos a mano. Y es lógico. En casa y en la escuela, el ordenador juega ya un papel fundamental, casi imprescindible, pero los expertos alertan de que para aprender a escribir, hay que hacerlo primero con papel y lápiz. Explican que con la escritura se trabaja la orientación espacial y se potencia la memoria. Vamos, que el cerebro se activa más cuando se escribe sobre papel que cuando se teclea. Recuerdo aquellos años del instituto y de la universidad en que no paraba de tomar apuntes. Prueben ustedes a decirles a los chicos de hoy que una clase cualquiera consistirá en tomar apuntes durante toda la hora. Algunas reacciones serán del tipo «imposible», «queremos fotocopias» o «necesitamos el temario colgado en la plataforma virtual». Carlos Baute rezaba en una canción Te envío poemas de mi puño y letra. Pobre iluso. En fin, que los expertos añaden además que la clave está en alternar el ordenador con la escritura tradicional, y que el papel y el lápiz no tienen por qué convertirse en dos herramientas en peligro de extinción.

Etiquetas: ,

24

02 2015

‘Binge watching’

Emili Gené Vila. El término ‘atracón de series’ se refiere desde hace unos años a la moda de devorar una temporada completa de un tirón, por ejemplo, durante un fin de semana. Una conducta nacida en Internet, donde el usuario puede confeccionarse su propio menú, pero que al fin empieza a calar en la televisión. Netflix, aquel vídeoclub online que ha sabido transformarse en una moderna plataforma audiovisual, es una de las cadenas pioneras en asumir esta nueva forma de consumo, y estrena temporadas completas de sus series. Canal Plus se ha subido al carro y este sábado emite, solo un día después que en EEUU, los trece episodios de la tercera parte de ‘House of cards’ en VOSE. Todo un acontecimiento para quienes arrastramos un año de orfandad. No solo por las expectativas de una serie brillante e incisiva y la interpretación de Kevin Spacey (no me gusta tanto la de Robin Wright) sino por la posibilidad de adaptar su visionado a nuestro horario o capricho. El sábado 28, maratón ininterrumpido desde las 11 de la mañana a las 11 de la noche. Y para quienes optan por las entregas a plazos, un capítulo cada semana.

23

02 2015

Juguemos al Cluedo

Urko Urbieta. Confieso ser fan de las series de investigación policial. Me das un caso único, un montón de sospechosos y un lugar apartado como escenario, y compro. Son efectivas, atractivas y enganchan. Hay decenas de ejemplos en Reino Unido y el norte de Europa, aunque en España este género no ha tenido presencia. Por eso me llamaba la atención Bajo Sospecha, la nueva serie de A3, creada por los guionistas de Gran Reserva, y con un reparto de peso. Pero no es lo que esperaba. La premisa, manida pero atractiva: la desaparición de una niña, Alicia Vega, durante su comunión, deja al pueblo de Cienfuegos y a su numerosa familia en un estado de tensión palpable. Hasta aquí un acto inicial impecable que plantea las bases de la serie. Es entonces cuando dos detectives se infiltran en la localidad para descubrir al culpable. Y aquí llega mi problema con la serie: ¿Tengo que creer que dos policías se hacen pasar por matrimonio para encontrar a una sola niña? En ese punto, en mi opinión, se derrumba Bajo Sospecha. No me he creído la trama. Y tampoco ayuda Yon González repitiendo el mismo personaje de siempre: ‘canalla supuestamente atractivo’. Por no hablar de esa obsesión por remarcar que TODO el mundo esconde algo y es sospechoso. Lo más destacable es la atmósfera tensa de la serie y la excelente interpretación de Alicia Borrachero, que da vida a la madre de la niña, sobrepasada por la situación. Ella está sobresaliente; el resto de la serie, sólo cumple.

22

02 2015

Todo es normal

Gemma Marchena. Modern family (en Fox) parece un culebrón a la americana de una familia, sino disfuncional, desde luego enrevesada. El padre, señor mayor, tiene dos hijos. La hija está casada y tiene tres hijos (la guapa, la empollona y un chaval despistado). Hasta ahí lo normal. Su otro hijo es gay y no sólo eso, sino que está casado, aprovechando la apertura legislativa en ciertos estados de Norteamérica. Y encima han adoptado una niña de origen oriental. El señor mayor, además, está casado en segundas nupcias con una neumática colombiana, Sofía Vergara, que sólo por su marcado acento merece la pena ver la serie en versión original. Tienen en común un niño pequeño y ella aporta a Mani, un adolescente precoz con sobrepeso. Ese batiburrillo genealógico de hermanastros, madrastras, ‘yernastros’, maridos con maridos, peras con manzanas, manzanas con manzanas y todo tipo de macedonias catódicas… Todo eso es nuestro día a día. La televisión atonta pero también abre ventanas y puertas. Normaliza situaciones que para algunos podrían ser chocantes. Todavía me acuerdo de Aquí no hay quien viva, emitida allá por los ‘dos miles’ y la pareja de Mauri y Fernando se colaba en las casas más tradicionales el matrimonio homosexual. Una forma estupenda de abrir mentes.

21

02 2015

Trasnochar

Javier J. Díaz. En 48 horas volverá uno de los domingos más trasnochadores del año en lo que a televisión se refiere: la entrega de los premios Oscar, los galardones cinematográficos de la industria más importante del mundo. De nuevo, poder disfrutar de ellos en abierto en una televisión de nuestro país será imposible. ¿Alguna vez lo podremos hacer? Los que quieran ver la gala en televisión tendrán que hacerlo en Canal +, que los ofrece en exclusiva, como suele suceder desde que existe esta cadena. La presentadora será la actriz Leticia Dolera, que contará con la ayuda del periodista de TVE Carlos del Amor, una de las voces del cine más relevantes en nuestro país. Carlos Marañón y Cristina Teva estarán también apoyando la retransmisión. Lo bueno, dentro de lo malo de que no podamos ver los Oscar en abierto, es que al menos Del Amor siempre pone un toque diferencial a todo lo que hace, y no se nutre de ser exclusivamente una enciclopedia del cine, por lo que tiene mucho más que aportar que los años de Siñeriz y Figueras, en esas retransmisiones horrorosas a destiempo que solían hacer, y que tanto tiempo tardó Canal + en cambiar. En cualquier caso, es una buena opción para disfrutar de los comentarios de Carlos del Amor y de la capacidad de improvisación de Leticia Dolera, siempre y cuando elijamos Canal + y no seleccionemos alguna televisión extranjera que sí los ofrece en abierto.

20

02 2015

Alfombras y presentadores

Miguel Soler. Bienvenidos nuestros imitadores por que de ellos serán nuestros defectos. Algo así deben comentar en Hollywood cada vez que se habla de la organización de otros premios de cine. La diferencia, sin embargo, radica en el glamour y el buen gusto. Durante la pasada edición de los Premios Goya, que ha logrado la mayor audiencia de los últimos años, observamos sensibles mejoras, empezando por el presentador y algunos momentos brillantes y reivindicativos, como la versión de la canción Resistiré entonada por un numeroso grupo de conocidos actores emulando el acto final del musical Los Miserables. El próximo domingo en el Teatro Dolby, en el centro de Los Ángeles, y con capacidad para 3.332 espectadores, una deslumbrante pléyade de famosos desfilarán por su roja alfombra –azul o rosa en otros lugares, pero alfombra al fin– para después asistir a la ceremonia en la que este año un nuevo presentador, el actor Neal Patrick Harris asumirá el rol que estrenó en 1929 el actor Douglas Fairbanks. Y, de nuevo, los espectadores serán castigados con largas letanías de agradecimientos que es la parte aburrida del acto y que ni siquiera los Oscar han sabido soslayar.

19

02 2015