El rey es viejo, viejo, viejo…

Gemma Marchena. En el vasto y agreste mundo de los dibujos animados existe un paraíso que se llama El pequeño reino de Ben y Holly. Para todo aquel que supere los cinco años, el visionado de más de media hora de series infantiles preescolares le puede terminar gratinando el cerebro. Pero ah, Ben y Holly puede, no, resulta ser la salvación: gusta a los mayores y pirra a los pequeños. Vamos, que es la serie perfecta para ver con los peques sin morir en el intento. Un ejemplo: el Rey Cardo cumplía años y sus súbditos le compusieron una canción cuya elaborada letra decía lo siguiente: ‘El rey es viejo, viejo, viejo… El rey es viejoviejoviejoooo’. Sutil y socarrona, no duda en reírse de la Reina Cardo, que decidió hacer magdalenas para recaudar dinero para reconstruir el tejado de la escuela. Pero he aquí que sus dulces eran tan repulsivos que sus vecinos querían morirse cada vez que los probaban. Y eran de una masa tan dura, que los científicos nombraron a las magdalenas de la Reina Cardo como la materia más dura del universo. De ahí a convertirse en tejas sólo había un paso. ¿No es maravilloso tal sentido del humor?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

14

03 2015

La publicación de comentarios está cerrada.