Ese final feliz

Gemma Marchena. Por fin ha terminado El Mentalista después de siete temporadas de enganche. La verdad es que era una serie agradable de ver, sin demasiadas ínfulas pero con el gancho para ver el final del megavillano, John El Rojo, que había acabado con la vida de la mujer y la hija del protagonista, Patrick Jane. Este último se hacía querer: no sólo era un tipo con una estupenda planta. Era carismático, socarrón y pícaro, aunque luego por dentro llevara el dolor de la pérdida de su familia. Lo mejor era su relación con su jefa, Teresa Lisbon. ¡Por fin una serie donde no había tensión sexual no resulta entre sus protagonistas! Pero he aquí que una vez acabado el culebrón del malo, la trama se desmorona. Jane no sabe muy bien por dónde tirar y resulta que surge el amor entre Lisbon y el falso telépata. El último capítulo ha sido de traca. Con la excusa de un asesino en serie, se ven los preparativos de una boda muy poco creíble con un último y previsible salto mortal. Esa última hora de El Mentalista me ha parecido más un reportaje sobre novias atacadas ante el gran día. Pero, ¿acaso Jane no tiene derecho a ser feliz?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

21

03 2015

La publicación de comentarios está cerrada.