Archivo de marzo, 2015

Todos ocultan algo

11

03 2015

Nacho Jiménez. Lo reconozco. Me cuesta darle una oportunidad a una serie española. Esto no quiere decir que piense que en este país no se hacen buenas producciones, que las hay, pero la mayoría de ficciones que nos llegan no van más allá de los clásicos tópicos ‘made in Spain’. Pues bien, con el estreno de la nueva gran apuesta de Antena 3, Bajo sospecha, me tengo que tragar mis palabras. Su trama no es novedosa, la desaparición de una niña en una pequeña localidad donde todos se conocen y en la que los secretos no tardan en destaparse. Es su ritmo, su elenco y sus continuas sorpresas y giros argumentales lo que la hace diferente, y, sobre todo, muy adictiva. Protagonizada por dos policias, interpetados por el guapísimo Yon González y una ‘sosa’ Blanca Romero –su expresión está simplemente vacía de emoción, será que no hay actrices buenas en este país–, en el reparto destacan Lluís Homar, Alicia Borrachero o Melanie Olivares. La cuestión es que la propia familia de la pequeña Alicia es la sospecha de su desaparición. Todos parecen ocultar algo, pero, ¿quién es el culpable? La audiencia, de momento, ha hecho líder a esta producción que apunta alto.

Objetivo machista

10

03 2015

Neus Aguiló. El objetivo’ de Ana Pastor rindió homenaje al Día de la Mujer Trabajadora y planteó la pregunta de si España es o no un país machista. Las periodistas Ana Requena y Àngels Barceló (directora de ‘Hora 25’ de la cadena Ser) y el economista Luis Albenza concluyeron que sí. Nada que ya no sepamos. Me encantó el sentido común de Àngels, quien se mostró entre preocupada, crítica e indignada ante la situación de las mujeres a día de hoy: publicidad machista; recortes a la ley de dependencia (que afectan a la mujer); la brecha salarial que permite que los hombres cobren un diecisiete por ciento más por realizar el mismo trabajo… Tampoco se olvidó ‘El objetivo’ de los gobiernos no paritarios; y en este sentido, se mencionó al gobierno actual del PP, partido que se pasa por el forro aquello de las listas cremallera. Relacionado con esto último, imposible no hablar también del gobierno griego de Syriza donde no hay ni una sola ministra: «No puedo concebir un gobierno progresista en el que no haya mujeres», afirmó con razón Àngels Barceló. Y es que no acabamos de desprendernos de mentalidades más propias del siglo diecinueve que del veintiuno. Todavía queda mucho por evolucionar.

VOD

09

03 2015

Emili Gené Vila. El futuro de las películas y series en la tele pasa por el streaming. VOD (Video on Demand): vídeo bajo demanda. Una suscripción (normalmente entre 6 y 10 euros mensuales) permite acceder al catálogo en cualquier momento y desde cualquier dispositivo: la televisión cada vez se consume más en tablets y portátiles. En España, Movistar se ha convertido en el principal actor de este mercado pero no en el único. Canal+ (si es que el suscriptor se hace también con el servicio Yomvi), Wuaki, Filmin. Incluso ONO (desde hace unos meses propiedad de Vodafone) ofrece esta modalidad de visionado. Flexibilidad de horario y ubicuidad: libertad de tiempo y espacio. Un mercado emergente, dominado en Estados Unidos y otros países como Alemania o Francia por el gigante Netflix, que lleva años amenazando con desembarcar en España. Parece que esta vez va en serio y en unos meses podremos contratar su catálogo, accesible igualmente desde ‘smarts TV’ que vendrán con la aplicación preinstalada. Ya no será necesario contratar una VPN como Unblock para hacernos pasar por ciudadanos estadounidenses.

Etiquetas: , , , ,

Infierno en el desierto

08

03 2015

Urko Urbieta. Impecable factura e interés por contar una historia diferente. Dos puntos positivos de Los Nuestros, la nueva miniserie de Telecinco. ¿Y en el lado negativo? Sus guionistas llenan el capítulo de diálogos un tanto sonrojantes y escenas de relleno. Una pareja española acomodada viaja con sus hijos en un todoterreno por Mali cuando el conductor y el copiloto de su coche son abatidos. Aprovechando la confusión, los niños son secuestrados. Espectacular preámbulo para una miniserie muy recomendable, a pesar del sospechoso casting de caras jóvenes, conocidas y guapas; tanto que parece que no estamos viendo a militares profesionales, sino a un grupo de modelos perdidos en el desierto. Laia Marull –ganadora de tres Goyas– y Tristán Ulloa, los padres angustiados, así como Francesc Orellá y Mónica López, el embajador y su fría esposa, son lo mejor del reparto. Mientras que Blanca Suárez hace lo que puede con un personaje imposible; Antonio Velázquez luce descamisado, como debe imponer su contrato con Telecinco; y Hugo Silva muestra de nuevo sus enormes carencias interpretativas. Que le sigan dando papeles protagonistas es un expediente X para mí. Si Los Nuestros siguieran la senda de su brillante prólogo y los magníficos e intensos 20 minutos finales, otro gallo cantaría. Menos tramas amorosas y más acción. La historia lo pide a gritos.

La jauría humana

07

03 2015

Gemma Marchena. Anna Allen, que una vez trabajara en Cuéntame, se ha convertido en la penúltima pieza a batir. Al principio fue divertido cazar sus mentiras, tan flagrantes en algunos casos. Hasta que toda España se sumó a la batida y la actriz se ha escondido, agazapada en algún agujero del que no querrá salir jamás, seguro. Ella dijo que había ido a los Oscar, que había trabajado con menganito y fulanito. Nada grave. Algo normal en estos tiempos en los que escasea el trabajo y todos queremos dar una imagen de felicidad cuando muchas veces no es cierto. Sé de gente que ha puesto en su currículum que tiene nivel medio e incluso alto de inglés, aprendido a base de canciones de Beyonce. O que aseguran que tienen nivel avanzado de diseño gráfico, que han estudiado en tal escuela de postín o trabajado un año en tal sitio, aunque sea mentira. Pero esas farsas no se convierten en mofa nacional. Luego está el desgraciado que iba borracho de madrugada en Barcelona y le pega una patada a traición a una chica, grabándolo además. Otro zorro al que acorralar y perseguir.
Las redes sociales se han convertido en la nueva plaza medieval, donde se exponía a la víctima y a base de piedras y escupitajos, el pueblo se desahogaba. Hemos cambiado muy poco.

Etiquetas: ,

Billy, el exterminador

06

03 2015

Alfons Martí. De los programas de personajes excéntricos en busca de animalitos y bichos, el más original es el de Billy, el exterminador. El protagonista es todo un personaje con look de viejo rockero encarnando una especie de superhéroe de dibujos típico, pero de carne y hueso, que se presenta en casas de la América profunda para expulsar a animales intrusos, entre agresivos y exóticos. En general no extermina ningún animal, excepto plagas de cucarachas y similares. Pero Billy es capaz de liberar murciélagos de un estadio con una red ingeniosa, así como pelearse con mapaches rabiosos. Su tarea principal es devolver a animales salvajes con pedigrí a su medio natura, liberando de paso a los humanos de semejantes intrusos. Lo que le lleva a afirmar que lo mejor de ser exterminador «es meterse en partes de casas misteriosas y encontrar ratas momificadas y cosas así». Incluso en este programa también se desarrollan breves episodios de intrigas familiares, como cuando Pam abandona a Ricky, hermano de Billy. Y es que un superhéroe que se precie debe tener una familia friki o particular implicada en la empresa de este peculiar exterminador.

Finales agridulces

05

03 2015

Jennifer Munar. Es ley de vida, y para que cada año podamos engancharnos a series nuevas, otras deben terminar y dejarles su hueco en la parrilla. Este año será especialmente duro personalmente, pues habrá que despedir a Parks & Recreation, Mad Men y Glee. La primera, de hecho, ya ha terminado, mientras que las otras dos están en la recta final. Aunque diferentes, las tres series tienen algo en común: su originalidad. Parks & Recreation fue el destino de Amy Poehler (mejor humorista viva junto a Tina Fey) tras su salida de Saturday Night Live. La serie tiene el que quizá sea uno de los mejores repartos en comedia de la actualidad, además de unos guiones hilarantes y, la mayoría de las veces, muy tiernos. Glee, por su parte, fue una oda a los marginados desde su primer episodio. Aunque ha tenido sus altibajos, la ficción musical nunca ha llegado a renunciar a esa chispa que la hizo grande en su primera temporada. Mad Men, por último, es la serie más elegante que jamás se ha emitido en la televisión. Y eso es decir mucho. Con sus marchas, la televisión se queda sin parte importante de su creatividad pero, ¿quién sabe lo que hay a la vuelta de la esquina?

La vida soñada de Anna Allen

04

03 2015

Urko Urbieta. Esta semana se ha destapado una noticia curiosa y un tanto penosa: la actriz Anna Allen habría engañado a varios medios de comunicación asegurando que sería la única española que acudiría a la entrega de los Oscar. La noticia podría haberse quedado en nada si no se hubiera destapado después que llevaba un par de años mintiendo con fotos trucadas en diferentes redes sociales, donde aparecía, por ejemplo, con el equipo de la conocida comedia The Big Bang Theory o con el actor Matt Boomer (Ladrón de Guante Blanco). Además de asegurar en Twitter que estaba trabajando en proyectos en los que nunca se habría contado con ella en realidad. Es decir, que la vida de glamour de esta joven actriz en Hollywood era tristemente falsa. Pero, ¿por qué una intérprete medianamente conocida ha terminado realizando este tipo de engaños tontos? Quizá se equivocó al marcharse a USA buscando trabajo cuando en España lo tenía. Para los fans de Cuéntame, interpretó durante varias temporadas a Marta Altamira, el primer amor de Toni Alcántara. También pasó por Un burka por amor, de A3, y participó en las dos temporadas de Acusados, con Blanca Portillo y José Coronado. Lo último que recuerdo de ella, un papel recurrente en la fallida serie de Telecinco Homicidios, en la que daba vida a una ambiciosa periodista. Lo triste de este asunto es que ahora le será difícil encontrar papeles tanto en USA como en España. La vida soñada de Anna le va a terminar pasando factura.

Nuestra Celia

03

03 2015

Neus Aguiló. Hace ya una semana que Celia Villalobos fue pillada jugando al Candy Crush (o similar) en mitad del debate del estado de la nación. La vicepresidenta primera del Congreso fue una impresentable y quedó realmente mal con esa actitud tan poco modélica. Con todo, su comportamiento le ha venido genial a programas como ‘El intermedio’, que se ha dedicado a analizar a lo largo de estos días su grosera actitud, con excelentes chistes a costa de la ordinaria vicepresidenta. Que si «a Villalobos le gusta menos el Congreso que a Tejero», que si «podía haber reanimado a Joan Baldoví con una de las vidas de su videojuego» (en alusión al desvanecimiento del portavoz de Compromís) o «con lo que se gasta Celia en vidas en el Candy Crush al final se le queda un sueldo de mileurista». Por supuesto, Wyoming no dudó en emitir de nuevo el famoso vídeo en el que nuestra Celia, en plena calle, increpa a su chófer Manolo cual verdulera dictadora poseída por el diablo. Y es que Villalobos se lo pone en bandeja a los humoristas cada vez que abre la boca. Aunque sea a costa de ensuciar su imagen y de lanzarse piedras contra su propio tejado.

Tercera vía

02

03 2015

Emili Gené Vila. José Mota y Deluxe, ahí es nada. Los viernes se aferran al bipartidismo catódico. Dos monstruos, dos intocables que se reparten el pastel del ‘share’ que abre el fin de semana. Pero hete aquí que los de Mediaset quieren hacer de Podemos y se tiran a la piscina. Recuperan el formato tópico y típico de la cámara oculta, contratan a guionistas con gancho (uno de ellos, responsable de ‘Ocho apellidos vascos’) y ponen frente a la cámara a la inefable Eva Hache, reencarnada una vez más. Se estrenaron esta semana con un 5% de cuota, y las apuestas más optimistas solo contemplan fechas de caducidad: cuánto va a durar el programa peleando contra Jorge Javier y el divorciado de Cruz y Raya, dos leyendas del frikismo televisivo. No les quedará otra que reinventar la rueda y alejarse del humor amarillo para dar con escenas y diálogos modernos e ingeniosos. La cosa pinta mal, poca tela que cortar los viernes. Pero así es la tele, caprichosa. Los directivos y despachos tienen sus razones, y han decidido probar si gusta el wasabi.