Guiñoles perfectos

Neus Aguiló. Los guiñoles de ‘Polònia’ no dan abasto. También ellos están en plena campaña electoral. Demasiadas son las semanas que me pierdo el programa, por eso, el pasado jueves fue la primera vez que vi las caracterizaciones de personajes relativamente nuevos. Tal fue el caso de Ada Colau y Pablo Iglesias, que trataban de organizar un mitin a espaldas de su socio Joan Herrera. Genial fue también el duelo televisivo entre el ‘príncipe’ Xavier Trias y la ‘bruja’ Colau, quien fue acusada por su contrincante de ser una malvada progre y de llevar el caos a la ciudad de Barcelona. El programa hizo también un salto en el tiempo para explicar el origen de los sobres con dinero negro en la sede del Partido Popular: un casposo Manuel Fraga trataba de adoctrinar a José María Aznar, su por entonces discípulo; el despacho apestaba a naftalina. Tal vez lo mejor fue el guiñol de Rosa Díez, quien reflejaba a la perfección su mal carácter cuando, enfadadísima, le exigía funciones multimedia a un viejo teléfono vintage. Los guiñoles del ‘Polònia’ siguen siendo tan perfectos y trabajados que no se parecen a sus políticos, sino más bien son éstos los que se parecen a sus caricaturas.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

19

05 2015

La publicación de comentarios está cerrada.