Unas elecciones eurovisivas

Gemma Marchena. Tengo el corazón partido este fin de semana: soy forofa de Eurovisión y fan de las noches electorales ante la televisión con un puñado de palomitas para disfrutar de ‘La Fiesta de la Democracia’. Por cierto, les invito a que beban un chupito cada vez que escuchen esta expresión, les aseguro que la noche será muy divertida. Estoy a favor de que podamos elegir a nuestros dirigentes después de una gala en la que hayan representado su programa político ante un escenario, con aspirantes a concejales y consejeros como coristas de alcaldes y presidentes autonómicos. Una especie de Club de la Comedia eurovisivo, en la que los españoles tendremos después cinco minutos para votar a través de SMS o llamadas a teléfonos de pago. Y después, el voto de la crítica, con desconexiones a cada una de las unidades territoriales de TVE en las diferentes comunidades repartiendo twelve points a los partidos favoritos. ¿No le daría emoción? ¿No sería una auténtica fiesta de la democracia? Rajoy emocionado junto a sus nuevos presidentes autonómicos saludando bajo una lluvia de confeti, los del PSOE sacudiendo sus banderas, los de Podemos amenazando con subirse al escenario por aclamación popular… Ahora habrá que decidir si será Chikilicuatre o la transexual Conchita Wurst quien nos gobierne la próxima legislatura.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

23

05 2015

La publicación de comentarios está cerrada.