Sectario, anticuado y rancio

Urko Urbieta. El nuevo programa de debate de La 1, Así de claro, no sólo debería retirarse por sectario, que lo es, si no por la poca calidad del producto: problemas de sonido y realización, un presentador bochornoso, Ernesto Sáenz de Buruaga, y unos contertulios, Victoria Prego, Francisco Vázquez y Joaquín Leguina, entre otros, que parece que estamos viendo la versión española de The Walking Dead. En definitiva, un producto tan anticuado que nos traslada a otra época. ¿He sido duro? Pues tengo más veneno que soltar. La existencia de este programa, que podría estar hecho por la propia TVE, se debe exclusivamente a la amistad de Buruaga y la productora con la que trabaja con el PP. Lisa y llanamente. Los trabajadores de la Pública ya han exigido la supresión de este pestiño, que en su dos primeras entregas ha conseguido una audiencia ‘estratosférica’: se estrenó con un 6,5 %, y este lunes cayó a un 5,7 % de cuota de pantalla. Un exitazo, vamos. Si esto no fuera suficiente, los contertulios cobran 500 euros por participación, 4,5 veces más de lo que se cobra en otros programas de este tipo. Pero la gota que colma el vaso sucedió este lunes, cuando una basura de persona –no daré su nombre porque no lo merece– ofendió a un desahuciado que contaba su caso. Y la actitud del presentador, que de periodista ya tiene poco, no fue la adecuada, en mi opinión. Por eso digo: ¡no con mis impuestos!

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

07

06 2015

La publicación de comentarios está cerrada.