El blando corredor rojo

Urko Urbieta. The Flash, que A3 estrenó el lunes, demuestra que el subgénero de superhéroes está más de moda que nunca en televisión: Arrow, Daredevil, Agentes de Shield, Gotham o Agente Carter lo corroboran. El personaje, presentado a la sombra de Arrow, de la que A3 ha emitido ya dos temporadas, difiere de esta en el tono. Oliver Queen, protagonista de Arrow, es más oscuro y su mundo más tétrico –siguiendo el tono del Batman de Christopher Nolan–, mientras que el protagonista de The Flash es un joven encantado con sus poderes y por tanto, su universo mucho más luminoso.
La serie nos presenta a Barry Allen (el actor Grant Gustin), que trabaja en la policía científica de Central City. Se crió con el detective West y su hija Iris –su interés amoroso y, por supuesto, el gran punto débil de la serie–, después de que su madre fuera asesinada por una fuerza misteriosa y su padre (interpretado por John Wesley Shipp, el Flash de la serie de los 90), acusado del asesinato. Su vida cambiará cuando la explosión de un acelerador de partículas le convierta en el hombre más rápido del mundo. El problema es que el desastre también ha dotado de poderes a mucha gente indeseable. En mi opinión, y no voy a pasar del primer episodio, la serie es tan blandita que no he podido conectar con ella. Para héroes, me quedo con el arquero verde de Arrow, que da mil vueltas al corredor rojo.

Etiquetas: , ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

24

07 2015

La publicación de comentarios está cerrada.