Me bajo en esta parada

09

07 2015

Urko Urbieta. Cocinar en tres metros cuadrados sobre ruedas no resulta nada televisivo. Al menos eso me quedó claro después de ver el primer programa de Cocineros al volante, que la Pública estrenó el martes, intentando aprovechar el exitoso final de Masterchef y la moda de los ‘food trucks’ –camionetas que venden comida preparada en el mismo vehículo– , que están causando furor en todo el país.   El nuevo concurso de La 1 se diferencia únicamente del programa conducido por Eva González, o el Top Chef de A3, en que se desplazan en una caravana por toda la geografía. Por lo demás, se repiten los patrones de agobios, disputas y momentos de tensión forzada. Las críticas, al menos en el primer programa, han brillado por su ausencia. Y la prueba de preparación del ‘cachopo’ fue muy criticable. Parecía más una película catastrófica que un concurso de cocina. El jurado, compuesto por Álex Alcántara, responsable del equipo culinario de Masterchef, y el chef Íñigo Pérez Urrechu, son uno de los muchos problemas de este espacio: no dan la talla, ni parecen estar cómodos en el papel. Lo mismo ocurre con su forzadísima presentadora, Paula Prendes. Sin olvidar alguna de las pruebas, como la de escanciar sidrina, un tanto ridícula. La sensación que me ha dejado Cocineros al volante es que parece un espacio express, poco pensado, que sólo busca aprovechar la moda de los programas de cocina. Me bajo en esta parada, ¿y ustedes?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.