Archivo de agosto, 2015

Gracias, Lina

21

08 2015

Triunfó en el teatro y en la revista; el público la adoró en el cine y la televisión llegaría más tarde, en los 90, pero tampoco se le resistió. Lina Morgan fue una estrella de los pies a la cabeza, a pesar de su físico decían, aunque menudas piernas tenía la señora. Todavía recuerdo, y debía tener 13 años, cuando A3 estrenó la primera serie protagonizada por Lina Morgan, Compuesta y sin novio. Fue algo así como un acontecimiento, aunque la artista ya sabía lo que era arrasar en audiencia cuando TVE emitía sus espectáculos teatrales. La serie de 13 episodios intentó lograr algo que Lina Morgan no podía y su público ni lo exigía ni lo quería: su capacidad interpretativa, que era limitada no nos engañemos, su gracia natural y su humor no conectaron con los guiones. Aunque arrasó en su estreno, se consideró una pequeña decepción. Pero la Morgan decidió embarcarse en un proyecto más personal, con presencia de público y muy teatral. Hecho a su medida: Hostal Royal Manzanares. La audiencia fue apoteósica, con casi 9 millones de espectadores; críticas excelentes, aunque vista hoy da vergüenza ajena. Y un reparto tan loco como perfecto para sus papeles: Ana Obregón, Joaquín Kremel o Mónica Pont, entre otros. Sus proyectos posteriores, como Academia de baile Gloria o Una de dos, no tuvieron éxito alguno y la comediante se retiró discretamente, salvo alguna participación esporádica. Ahora, ya para el recuerdo, nos queda su mítico cruce de piernas o su respuesta cuando le preguntaban la edad: «Taitantos». Muchas gracias, Lina.

Para corazones adolescentes

20

08 2015

Nadie discutirá que MTV es la cadena que más directamente habla a los adolescentes de todo el mundo. La que empezó como una cadena musical ha ido evolucionando con el paso de los años hacia una perfecta maquinaria de contenido teen. Con el comienzo de la nueva temporada televisiva regresan a la parrilla dos de sus series de mayor éxito y calidad en la actualidad: Las farsantes (Faking it) y La chica invisible (Awkward). La primera es una propuesta reciente, con la que la cadena ha querido abordar la homosexualidad en la adolescencia desde la comedia. La segunda, que estrenará pronto su última temporada, es una de las veteranas de MTV, y quizá uno de los retratos más fidedignos de la adolescencia que se pueden encontrar ahora mismo en la televisión. La juventud que busque emociones fuertes también puede encontrarlas en este canal, con la reciente Scream y sus cada vez más escabrosas muertes. Los que sean más partidarios del género fantástico también tienen su porción de pastel, de la mano de las locuras que suceden semanalmente en Teen Wolf. Risas, llantos, asesinatos y licantropía tienen un solo denominador común: los pasillos del instituto.

Septiembre, te necesito

19

08 2015

Cuento los días para que llegue septiembre, que me encanta y me chifla. Primero, porque es el mes en el que cumplo años; segundo, porque para mí significa vacaciones, y, sobre todo, porque llega la nueva temporada televisiva. Es como si todo comenzase de nuevo, como un Año Nuevo particular, más entretenido y menos estresante, eso seguro (y sin esos quilillos de más). Qué sería de todos nosotros sin las mañanas con las espléndidas Ana Rosa o Susana Griso (modo ironía on); de las recetas diarias de Arguiñano;de las discusiones y líos entre los ‘canis’ y las ‘chonis’ de Mujeres y hombres y viceversa… No, esperen un momento. Demasiada ironía. En septiembre llega lo mejor de nuestra televisión: las series, los informativos, los reportajes y documentales…, en definitiva, tele con ‘chicha’, y no esos rellenos sin alma que pululan por la parrilla cuando el calor más azota. Precisamente, Mediaset presentó ayer su programación de otoño y sus estrellas siguen intactas. Sin duda, los fans de los realities gozarán de lo lindo, puesto que Gran Hermano 16 y Adán y Eva están a la vuelta de la esquina. ¿Qué más nos deparará septiembre? Lo sabremos en doce días. Hasta entonces, mejor el sol y la playa, no lo duden.

‘Generous world’

18

08 2015

Han visto el anuncio de Coca-Cola de este verano? No pretendo promocionar la marca pero es un spot de los que merecen la pena. Se mezclan los conceptos de generosidad, felicidad y humor de manera bastante hábil a la vez que se intenta convencer al espectador de que los malos tragos saben mejor si se saborea la famosa bebida. Una botella de Coca-Cola va pasando por las manos de personajes de lo más variopinto: desde una monja a la que se le avería su coche ‘vintage’ a un náufrago que llega exhausto y sediento a una playa, pero que renuncia a la botella para entregársela al dueño del chiringuito, a quien un meteorito recién caído del cielo le acaba de destrozar el negocio. ‘Generous world’ –así se llama el spot– acaba con un interrogante pues una sombra misteriosa se proyecta sobre la persona que en ese momento tiene la botella en la mano. El mensaje es que la Coca-Cola es portadora de felicidad y que los momentos felices saben mejor cuando se comparten: sí, es cierto, persuasión típica del lenguaje publicitario que apela a los sentimientos del receptor para que éste acabe consumiendo el producto. Con todo, el anuncio me parece genial.

 

Servicio público

17

08 2015

Para esto pagamos una televisión estatal pública. Para retransmitir una corrida de toros como la que se celebró en San Sebastián hace unos días, en horario compatible con un público infantil que así puede deleitarse con la belleza plástica del arte de matar. Para entrevistar a unos espectadores de excepción como son el rey (¿exrey, emérito?) Juan Carlos (el de la escopeta en safaris), su hija y su nieto Froilán (el de la escopeta en el pie), Para que la periodista les agradezca a todos ellos su apoyo a la fiesta nacional (sic), que tanta falta le hace. «Agradecerle antes que nada su presencia aquí y el gesto de apoyo a la tauromaquia tan importante que usted da siempre», ahí queda eso. En nombre de todos, y traduciendo este clamor popular que reclama el relanzamiento de las corridas de toros. Para escuchar estas expresiones de amor a una tradición que hay que mimar y aplaudir. Para esto tenemos una televisión pública y una monarquía que viven, una y otra, de las arcas públicas. Para esto mantenemos una empresa como es RTVE que pierde 100 millones cada año y acumula una deuda cercana a los 1.000 millones.

Bajo la superficie

16

08 2015

Telecinco ha estrenado esta semana otra serie de segunda para ‘amenizar’ las noches de verano. De verdad, quiero escribir una crítica positiva, pero las cadenas se empeñan en que no lo haga. Secretos y mentiras sigue a Ben Crawford (Ryan Phillippe), que pasa de ser considerado un honesto padre de familia a sospechoso de asesinato después de que descubra el cuerpo de su pequeño vecino, Tom Murphy, en el bosque. Para demostrar su inocencia pondrá patas arriba su vecindario, descubriendo muchos secretos y mentiras escondidos bajo esa capa idílica de vecindad. El primer problema de la serie es que su guión sigue paso por paso las reglas del juego en este tipo de historias, sin una pizca de innovación: familia que se desintegra, policía antipática y un entorno donde todo el mundo es sospechoso o tiene algo que esconder. Además, los personajes son planos y la dirección deja tanto que desear, que parece un telefilme barato. Si esto no fuera suficiente, la elección del casting principal es un error de peso: nadie puede creerse a Ryan Philippe, que solo hizo carrera en cine mientras enseñaba el culo (Sé lo que hicisteis el último verano, Studio 54, Crueles intenciones…), como padre de una adolescente de 17 años que se gana la vida como pintor de brocha gorda. Eso sí, necesito que me cuenten cómo puede vivir en semejante casoplón con ese sueldo. Eso sí que es sospechoso.

 

El príncipe, Carlton y Hilary

15

08 2015

Si han leído la noticia de la izquierda, estarán alucinando como yo. ¿Qué hemos hecho mal para que Will Smith decida que hace falta que este mundo vea una nueva versión de la serie que le lanzó al estrellato? He visto entera, y varias veces, El príncipe de Bel Air. Y no porque sea mi comedia favorita, si no porque hubo una época en la que la parrilla de Antena 3 se nutría únicamente de capítulos ‘tripitidos’ de esta serie y de Cosas de casa. Es decir, hay todas una generación que conoce al dedillo las aventuras de Will Smith, un chico de Filadelfia que se muda a vivir a Bel Air, el barrio más ‘chachi’ de California, junto a sus parientes pijos. La serie, que ya les digo que ni se recuerda ni es tan mítica en USA como en España, se emitió durante seis temporadas en Estados Unidos; aunque aquí, a base de repetición, parece que duró diez años más. No sé si han podido ver algún capítulo de nuevo en Paramount Channel, donde ahora se emite, pero la comedia era una digna hija de su tiempo: los chistes están pasadísimos y la realización es mediocre. Solo merece la pena recordar los bailoteos del primo Carlton y el luto de la prima Hilary, después de la muerte de su novio en una pedida un tanto desastrosa. El resto, olvidable.

Unos buenos toros, ¡y olé!

14

08 2015

A los directivos de TVE les ponen los toros. O al menos eso creo. El mundo de la tauromaquia, que vive su momento más bajo de popularidad en todo el país, más incluso que la Familia Real, se ha convertido en una cuestión importante para el ente público. Por eso, se ríen de las críticas y las denuncias por emitir estos ‘espectáculos’ en horario infantil, contraviniendo su propio reglamento interno, se las pasan por… imagínenselo ustedes mismos. Aquí lo importante es una buena corrida de toros. ¡Y olé! Ya a finales del mes pasado firmó un acuerdo con representantes del mundo de los toros para promocionar la tauromaquia en su parrilla, comprometiéndose además a emitir al menos dos corridas al año. Dicho y hecho. Ayer se emitió la primera, si obviamos que ya en mayo retransmitió el encierro que protagonizó El Juli, cuya recaudación iba destinada a una asociación de niños con cáncer (que digo yo que podría haber montado otro tipo de evento, ¿no?). El resultado de audiencia de la corrida dejó claro lo que le interesa a la gente ver un espectáculo taurino: poco más de un millón de espectadores y un triste 9.5 % de share. Tampoco hay que olvidar esa famosa entrevista en directo en el Telediario 2 al joven torero de origen francés Sebastián Castella. Si no la han visto, es muy ‘interesante’ y ‘profunda’. Muy de servicio público, como debe ser TVE. ¿O no? Creo que algo falla en esta frase…

Terror del cine a la tele

13

08 2015

Los clásicos cinematográficos del slasher han dejado de tener suficiente con aterrorizar a las audiencias de las salas de cine. En el siglo XXI, el terror busca meterse en nuestras casas, para plantar el germen del miedo en el lugar en el que nos sentimos más seguros. Es por eso que la televisión parece estar viviendo un idilio con este género audiovisual, con series como American Horror Story, Hannibal, Penny Dreadful o Bates Motel. Recientemente la cadena MTV estrenó también Scream, una adaptación de la famosa saga cinematográfica, que está causando mucho revuelo en las redes sociales. Animada por el éxito de ésta, The CW ha anunciado ahora la posible creación de una serie basada en Viernes 13. Si esta nueva producción presta atención a las reacciones que está generando Scream capítulo a capítulo, no debería resultarle muy difícil dar con la clave del éxito: muchas muertes. Tan sencillo como eso. Los amantes del slasher esperan que, al igual que en una película los personajes van cayendo cada pocos minutos, en la serie haya una muerte por episodio. Como mínimo. Y, para qué engañarnos, cuanto más truculenta sea la escena mejor.

 

Éxitos de verano

12

08 2015

La temporada estival suele significar sequía de calidad y buenas propuestas en la pequeña pantalla. Por eso, muchas cadenas aprovechan para sacar del cajón producciones, la mayoría ficción norteamericana, para rellenar sus parrillas. Aunque a veces, con un poco de suerte, esa oferta se salda con gran éxito y tiene continuidad en el otoño, cuando el consumo televisivo se dispara. Es el caso de The Flash, una serie del universo DC Comics que ha causado sensación en las noches de verano de Antena 3. Esta producción de la yanqui The CW, que es a su vez un producto derivado de Arrow –otro acierto de la cadena de San Sebastián de los Reyes–, ha logrado acercarse al 20 por ciento de share en muchas de sus emisiones. Haciendo memoria, muchas otras series americanas se han hecho un hueco durante el estío. Embrujadas, Buffy Cazavampiros, The O.C., Friends, Dawson crece, entre muchas otras, ya se consolidaron años atrás –un pasado no tan lejano–. También, recientemente, la propia Arrow o Bella y bestia. ¿Quién dijo que el verano televisivo es aburrido? Si las televisiones privadas se pusieran las pilas, tal y como hacen en USA (muchas de sus series estrella se estrenan en esta época), otro gallo cantaría.