Más rincón

09

10 2015

Javier J. Díaz. Es muy divertido ver como Risto Mejide ‘obliga’ a sus invitados a responder a preguntas concisas sin tener que dar ningún rodeo y sin lugar donde esconderse. Al rincón de pensar, caiga bien Mejide o no, le debemos que no se escuchen preguntas estúpidas, como la mayoría de las que se hacen hoy día. Además de divertido, también es agradable poder ver una entrevista en la que el invitado va a tener que hablar de los que la audiencia desea, le guste o no, porque está dentro de un guión no escrito por él mismo. El conocido descaro y la agresividad habitual de Risto se ha visto suavizado –que no erradicado- por el sentido común, mostrando a un entrevistador coherente que atrapa al entrevistado para exprimir la parte más latente, la que no suele dejarse mostrar habitualmente, sea el entrevistado que sea.
Aunque no deja de ser televisión, con Risto Mejide es un poco más real, aunque a veces sigue dando esa sensación extraña de que todo lo que sucede es un poco mentira. La pena es que los entrevistados a veces sean personas que no se merezcan los minutos de gloria que se les ofrecen, por lo poco que aportan a la sociedad. En cualquier caso, hay que agradecer a este programa, y mucho, que el formato entrevista, real, vuelva a tener repercusión y se reivindique como un espectáculo para la televisión, porque lo puede llegar a ser.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.