Rebelión animal

Urko Urbieta. Qué pasaría si los animales de todo el mundo empiezan a comportarse de manera extraña y a atacar al ser humano? Este es el punto de partida de Zoo, la serie que Cuatro emite a capítulo doble la noche de los jueves. Sí, es un divertimento para el verano, flojo, con secuencias un tanto patéticas –la escena del accidente de avión en la isla japonesa del segundo capítulo está tan mal dirigida que da hasta pena–, giros de guión locos –todo se debe solucionar con la condenada ‘célula madre’, que servidor sigue sin tener muy claro para qué sirve–, y un reparto ‘de circunstancias’. Por ejemplo, su protagonista, James Wolk, es un actor guapo, insípido y sin carisma, fácilmente intercambiable por otro intérprete del mismo tipo. Pero nada en comparación con su compañera, la francesa Nora Arnezeder, que al menos en esta serie demuestra tener una incapacidad absoluta para la interpretación, dando vida a una agente de la inteligencia francesa con muy pocas neuronas. Aún con todos estos problemas, estoy tan enganchado que ya he terminado la serie. Y no pienso dar pistas sobre lo que ocurre en los tres últimos episodios. Bueno, les aviso que la serie tendrá segunda temporada y el final es… una locura. Y como decía la gran Mayra Gómez Kemp, ‘hasta aquí puedo leer’.

Etiquetas: , ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

11

10 2015

La publicación de comentarios está cerrada.