La historia más maciza

14

11 2015

Gemma Marchena. Me están cambiando los esquemas. De repente, grandes hombres de la historia se han convertido en portada de Men’s Health y eso me confunde. A Leonardo da Vinci lo tenía por un entrañable señor barbudo, de frondosas carnes y túnica amplia. De hecho, lo tenía por un renacentista gay y zurdo. Pero he aquí que en la serie Da Vinci’s Demons se ha quedado anclado en los 25 años, tiene pinta de motero con barba de tres días y retoza con bellas mozas mientras con la diestra diseña sus inventos. Al traste mi imagen del artista. Ya lo hicieron con Enrique VIII, encarnado por Jonathan Rhys Meyers, aunque en Los Tudor tenía sentido que fuese un tipo mujeriego, el actor se me parece muy poco al orondo original que vemos en los cuadros. Ahora le toca a Marco Polo, que en los libros parecía un aburrido veneciano con barba y gorro extraño y ahora es un hipster de ojos azules, sin sombrero, que se lanza a la aventura en Asia y, de paso, intima con toda asiática que se le pone por el camino. Me pregunto si La 1 está preparando la versión cachas de Cristóbal Colón o nos van a hacer una versión picante de Hernán Cortés, rompiendo corazones en América.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.