Culebrón ‘light’ con posibles

Urko Urbieta. Una actriz excelente, Adriana Ugarte, que ya parece abonada a los papeles de época, acompañada por un reparto muy competente, y una historia ambientada en la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX. Habitaciones cerradas, adaptación para TVE de la novela superventas de Care Santos, tenía todo para ser una gran producto. Pero la miniserie se queda a medias en su resultado final. Más cerca de series de tarde, como Puente Viejo o Siete Hermanas, que de productos con más empaque como La señora o El tiempo entre costuras. La serie se queda finalmente en un culebrón light por culpa de una dirección rancia y con falta de chispa.
La historia cabalga entre dos épocas, la Barcelona de los años 20 y la actual, jugando con los ‘flashbacks’ para intentar dar sentido a los acontecimientos. Arranca cuando Violeta Lax (Bea Segura), la nieta de un prestigioso y ya fallecido pintor, encuentra en la mansión familiar el cuerpo momificado de una mujer. Así, Habitaciones cerradas desgrana la vida de la poderosa familia Lax y la trágica historia de amor de Amadeo (Alex García) y Teresa Brusés (Adriana Ugarte).
El problema es que la serie también busca ofrecernos una amplia radiografía social de la Barcelona de la época. Y tanto abarcar terminar resultando contraproducente. No está mal, pero tenía mimbres para ser mucho mejor.

Habitaciones cerradas – La 1 l Finalizada

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

06

12 2015

La publicación de comentarios está cerrada.