‘Bajo sospecha’, ¿en serio?

27

01 2016

Nacho Jiménez. Tengo que reconocer que, sin ser una gran serie, la primera temporada de Bajo sospecha me enganchó. La trama no estaba del todo mal, y aunque algunos giros de guion estaban cogidos con pinzas –a veces, un tanto al límite del ridículo–, el resultado final no fue del todo desastroso. En fin, que a pesar de todo, me gustó. La segunda tanda cambia un crimen en un pueblo de la Sierra de Madrid por el caso de un asesino en serie en un hospital de la capital. Bueno, empecemos: es extraño que el mismo equipo de Policía que se encargó del primer caso en el ‘pueblecito’ sea también el que esta detrás del nuevo psicópata en la gran ciudad. Segundo: el protagonista, un guapísimo, por qué no decirlo, Yon González, se infiltra en el hospital como enfermo en prácticas –en la primera temporada se hizo pasar por camarero, más sencillo– en cuestión de horas. Un gazapo brutal. Tercero y último: los líos de Anatomía de Grey dan risa comparados con los de este hospital, que comanda una Concha Velasco muy sobreactuada y con cara de mala leche. Habrá que ver cómo avanza el asunto. Aún así, la audiencia ha vuelto a responder.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.