Final feliz

Neus Aguiló. El uno de enero son un clásico las noticias sobre el primer bebé del año, los mensajes de los presidentes autonómicos, las subidas o bajadas del billete de autobús o el aumento o descenso del peaje de las autopistas. Pero la información que más emocionó a los espectadores fue la aparición de Jordi, el niño de tres años que había desaparecido en Girona en los alrededores de la casa en la que iba a pasar el fin de año con sus padres, quienes vivieron la peor nochevieja de sus vidas y a la vez la mejor entrada de año. Tras veinte horas de angustia, el pequeño fue encontrado con vida y en buen estado de salud. ¿Qué más puede pedir su familia para el año que comienza? Jordi ha vuelto a nacer y a todos nos alegró ver la foto que mostraron los informativos en la que aparecía junto a su padre, quien exhibía una sonrisa de oreja a oreja y un gesto de alivio. Acostumbrados a malas noticias, reconforta saber que no es malo todo lo que sucede y que hay gente capaz de ofrecer su ayuda desinteresadamente como los centenares de voluntarios que peinaron la zona y contribuyeron a que el incidente tuviera un final feliz.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

05

01 2016

La publicación de comentarios está cerrada.