Mas

Emili Gené. Vi la larga entrevista que le hicieron a Artur Mas horas antes de firmar el decreto de nuevas elecciones. Sin crispaciones ni malos modos, en un ambiente incluso distendido y casi didáctico. En horario de máxima audiencia (como ayer domingo hizo Ana Pastor con Diego Torres en La Sexta): la política tiene tirón. La corrupción, los juicios y la incertidumbre de los pactos genera audiencia. A lo largo de las dos horas que duró la entrevista, Mas repitió por activa y por pasiva el argumento que hoy ya es historia. No puede admitirse una renuncia porque significa romper con el criterio de suma que es la seña de identidad del proceso independentista. Nadie debe quedar excluido, no puede vetarse a nadie. De esta forma, el argumento se vaciaba de connotación personal y pasaba a ser principio fundacional. Mas no se hacía un lado para preservar la unidad y exorcisar la batalla partidista. Se explicó con claridad y aplomo de forma convincente, desde un registro propio de un presidente. Pero la política se parece al fútbol. Solo existe el presente y solo valen los resultados. La entrevista ya forma parte de la hemeroteca que a lo mejor nadie consultará.

Etiquetas: , ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

11

01 2016

La publicación de comentarios está cerrada.