Otro escenario, mismos errores

Urko Urbieta. Cambiamos el ambiente rural por un hospital privado. Un nuevo caso: una médico desaparecida y una enfermera asesinada. Sin rastro de uno de los personajes principales de la primera temporada, que no terminó de funcionar –la policía a la que daba vida Blanca Romero–. Pero Bajo Sospecha, a pesar de intentar renovarse, sigue sin funcionar porque no es capaz de solucionar sus problemas de base. Y son muchos. En esencia, la nueva temporada de la serie de Antena 3, sigue siendo la misma. Y ahí radica el problema: Un asesinato/desaparición que obliga al policía interpretado por Yon González –igual de limitado como actor como siempre– a infiltrarse, esta vez en un hospital, a las órdenes de Lluís Homar y del personaje insufrible que Vicente Romero interpretó en la primera temporada: ese policía paleto y despreciable que sigo sin entender por qué ahora forma parte del grupo. En el primer capítulo hemos podido ver una galería de personajes que parecen unos santos, pero poco a poco descubriremos sus secretos. Mucha miradita misteriosa y poca chicha. A pesar del espectacular reparto, que incluye a Gonzalo de Castro, María Botto o Unax Ugalde, la única que saca petróleo de los falsos diálogos es la gran Concha Velasco. Ella y el actor francés Hugo Becker son lo mejor de una temporada que pinta igual de floja que la primera. Diferente escenario, mismos errores. Ya me contarán. Yo me bajo aquí.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

18

01 2016

La publicación de comentarios está cerrada.