Archivo de febrero, 2016

Revilla

Emili Gené Vila. Como decían del chorizo: qué maravilla. Nos lo encontramos en las teles rajando, sin que el entrevistador o el moderador puedan evitar el aluvión de datos, anécdotas y frases célebres. Revilla necesitaría un programa a lo Chávez para despacharse cada día a gusto, y todavía se le quedaría corto. Las normas europeas no escritas prescriben un ‘Haló presidente’, con lo que solo le queda la gira por canales y emisoras de radio. Lo suyo son los medios, las redes, los focos. Presume de tener seis o siete veces más seguidores que Rajoy en Twitter, y no me extrañaría que si le diese por un estímulo a lo Paco León («si llego a tres millones de fans cuelgo una foto mía desnudo», por ejemplo) la audiencia petaría. Revilla ha aparecido la semana pasada en La Sexta Noche y en El hormiguero. Pero no se limita a Atresmedia porque igual podemos toparnos con él en Mediaset o cualquier otra frecuencia empresarial. Pablo Motos renunció a los papeles y al guión, y tuvo que conformarse con seguirle el ritmo y reirle las gracias. Iñaki López, acostumbrado a lidiar con Marhuenda o Inda, pudo embridar al potro Revilla con más éxito. Revilla, todo un espectáculo que crece al ritmo de la corrupción ajena.

29

02 2016

El infiltrado paciente

Urko Urbieta. Un guión solvente, que adapta con éxito la novela de John Le Carré;  una dirección exquisita de la oscarizada Susanne Bier (En un mundo mejor), que aprovecha su holgado presupuesto para mostrarnos en un solo episodio exteriores de hasta tres países diferentes, y un reparto muy solvente. El primer capítulo de The night manager, que se rodó parcialmente en Mallorca el pasado verano, no tiene nada malo. Maneja a la perfección las dosis suficientes de intriga para mantener enganchado al espectador y deja para los siguientes episodios el desarrollo de personajes. Sin duda, es un inicio prometedor. The night manager explora la historia de Jonathan Pine (Tom Hiddleston), reclutado por el servicio de inteligencia británico para infiltrarse en el círculo de confianza de un peligroso traficante de armas (Hugh Laurie), con el que tiene una historia pasada. Lo que más me ha llamado la atención de la ficción es su tratamiento cinematográfico –los ‘travelling’ siguiendo al protagonista por los pasillos del hotel son un ejemplo– y, por supuesto, confiar en el emergente Tom Hiddleston como protagonista es todo un acierto. Derrocha carisma y tiene toda la pinta de que se toma la serie como un aperitivo hasta ser el nuevo 007 (¿recuerdan que Daniel Craig quiere abandonar). Es el recambio perfecto. ¿La serie tiene algo malo? Que en el primer episodio no veamos Mallorca y que Antonio de la Torre y Marta Torné solo tengan una frase.

28

02 2016

En tu cocina o en la mía

Gemma Marchena. Ay, Bertín, con lo bien que se te daban las rancheras… Ahora nos echas en cara a los españoles que nuestras casas son pequeñas, que no tenemos thermomix y, además, que las mujeres no vuelven a trabajar después de tener hijos. Y lo peor de todo es que tiene razón. Así de claro lo dejó en el último En tu casa o en la mía, donde se fue a Oporto a ver a Iker Casillas.  Después de hablar de sus cosas (de hombres), se fueron a la cocina e intentaron hacer unos huevos fritos con patatas, que ya se sabe que es misión imposible. Que digo yo, lo de hacerse el torpe ante el fogón está muy visto. ¿Por qué no intentan hacer un agujero en la pared con un berbiquí o zurcir con unos calcetines? Con un poco de suerte se mutilan un dedo y les vemos practicar primeros auxilios. Eso sí que sería una risa. Lo triste es que siguieron con el plato de huevos con patatas y tuvieron que llamar a Sara Carbonero. «Tú que eres mujer, ¿esto ya está hecho?», pregunta Bertín, debidamente pagado con dinero público. Pues cómo no lo va a saber una fémina, que como todos sabemos tenemos un instinto infalible para conocer el punto de cocción, como mujeres que somos…
Cuando Sara sale de escena, Bertín le pregunta a Iker que si Sara volverá a trabajar después de su segundo embarazo. No, Bertín, eso ya te lo digo yo: conciliar familia y empleo es misión imposible en España. Igual en Oporto es diferente, quién sabe.

27

02 2016

La verdad sobre ‘Love’

Jennifer Munar. Las formas de consumir televisión cambian y es por eso que hoy les puedo hablar de la primera temporada de una serie que se estrenó el pasado viernes. La plataforma online Netflix puso a disposición de todos sus usuarios Love, la nueva serie de Judd Appatow (cocreador de Girls y genio tras una de las mejores series teen de la historia, Freaks and Geeks). La ficción sigue las vidas de Gus, un profesor de niños actores en una serie de éxito al que su novia deja plantado tras colocarle el estigma de «chico bueno», y Mickey, una adicta al alcohol y las drogas cuya vida es un completo desastre. El azar hará que los dos personajes se encuentren en un supermercado y entablen una extraña amistad, que les llevará a vivir situaciones de lo más absurdas, aunque no por ello menos realistas. Love prometía grandeza y se queda en corrección, aunque quizá uno de sus mayores errores sea no saber aprovechar la química entre los dos protagonistas ofreciendo demasiados episodios en los que no comparten ni una sola escena. Se deja ver, pero servidora esperaba bastante más de una serie salida de la mente de un creador tan atrevido como Judd Appatow.

Etiquetas: , ,

26

02 2016

Carmona aburre a una mona

Javier J. Díaz. Con los docurealities hay que tener mucho cuidado porque pueden no ser lo suficientemente interesantes para la audiencia. Al final, ni son documentales ni son realities, y se quedan en esa nada que se traduce en fracaso. Es lo que le pasa al experimento A mi manera, en el que cantantes de diferentes épocas se reunieron unos días en una casa para homenajearse unos a otros (ojo, ego) reinterpretando sus canciones. La Sexta apostó por este formato con Antonio Carmona, Marta Sánchez, Nacho García-Vega, David de María, Soledad Giménez, Manolo Tena y Mikel Erentxun. En total, siete programas en los que cada uno rendiría tributo a las canciones de uno de los participantes. El experimento ha caído en picado en cuanto a audiencia tras cuatro programas. En el tercero ya cayó a poco más de un millón de espectadores con Marta Sánchez. Hace dos días le tocó a Antonio Carmona y bajó del millón, dejando claro que este formato no interesa a la audiencia. Si en vez de tres quedaran siete programas, otro gallo cancelaría. Quiero decir, cantaría. El programa no tiene ningún interés más allá de ver como viejas cuentan sus batallitas entre versión y versión, a cual más aburrida, sobre todo si está el ex Ketama de por medio.

25

02 2016

Extranjeros en España

Alfons Martí. Hay programas que solo por la originalidad ya merecen interés. Este es el caso de los que siguen el esquema de Destino: España. No obstante, se trata de guiones algo complejos porque resulta paradójico que unos extranjeros sean quienes les digan a los nativos cómo es el país que se supone conocen mejor, por ser el propio.
El testimonio de extranjeros en España, muy interesante y acertado en los libros de viajeros del siglo XIX de británicos o franceses, no se explota en el programa. Y es que no es igual que alguien de Perú o de Croacia nos muestre la ría de Bilbao o las callejuelas de una ciudad gallega a que nos explique lo que ha sido su experiencia personal en cada ciudad. A menudo parece que hacen de simples guías turísticos locales con acento extranjero o nos muestran sus actividades privadas sociales, poco significativas. Bailar la zumba o tomar unos vinillos no requiere de una elección personal, son simples costumbres o modas de ocio conocidas de todo el mundo.
Ahora bien, siempre se ven detalles interesantes, sea por las cosas que nos explican de sus respectivos países, inclinaciones personales, o por lo que nos enseñan de historia sobre ciudades y regiones españolas, algo altamente útil y curioso para quien no viaje mucho por tierras ibéricas.

Etiquetas: ,

24

02 2016

‘Fashion Victims’

Neus Aguiló. Jordi Évole se preguntó qué hay detrás de un jersey. La respuesta fue lavabos sucios, bichos, jefes agresivos, falta de agua potable, polvo y piel abrasada por sustancias nocivas. Diez horas al día de lunes a sábado por 128 euros al mes. Ese es el ambiente de una trabajadora que fabrica ropa en Camboya. Una ingeniera textil aseguró haber visto en un país subdesarrollado un río teñido del color de moda de la temporada del vaquero de Occidente. Esa ingeniera abandonó la multinacional para la que trabajaba cuando procesó la siguiente imagen: «Adolescentes cosiendo en un lado del mundo y adolescentes comprando en el otro lado». La verdad es que fue un reportaje incómodo y que invitó a la reflexión. Una gran cantidad de marcas de gran éxito comercial, tanto caras como baratas, se lucran gracias a las condiciones infrahumanas en las que viven millones de trabajadores en países del tercer mundo. Es casi imposible que el consumidor del primer mundo deje de comprar esas marcas pero estaría bien que por lo menos nos  fijáramos en las etiquetas del jersey que llevamos puesto, que no lo tiremos a la primera de cambio y que sepamos cuál es la situación de la persona que lo ha fabricado.

23

02 2016

En tu casa y en la mía

Emili Gené. Parece ser que la corrupción nos va a salir a unos 800 euros por cabeza. Un sueldo entero, por encima incluso del salario mínimo, que usted y yo hemos pagado para amortizar los desmanes de la clase política. A pesar de ello, ahí sigue instalada en el Senado (Rita Barberá lleva un mes sin acudir aunque cobra 7.000 euros al mes por ello) y en un entramado más sutil que la ‘Púnica’, ‘Nóos’ o la ‘Gurtel’. Una red clientelal que consigue favores a cambio de contratos y sobre todo votos. Más seis millones de españoles han votado al PP y la mayoría están dispuestos a repetir si nos convocan de nuevo. Y lo mismo pasa con el PSOE o Convergència. Y nos preguntamos cómo es posible que tanta gente mantenga en el poder a tantos chorizos. A lo mejor basta revisar ratings de televisión, Belén Esteban ha tenido que regresar de urgencia y obligada a GH VIP para levantar la audiencia. Mariló Montero y Ana Rosa son las gurús que marcan el pensamiento y los gustos de las mañanas, y Jorge Javier se multiplica ahora también en ‘Got talent’. Las entrevistas de Bertín Osborne baten récords: es lo que queremos ver, lo que nos gusta escuchar. Pensamiento único hecho de chascarrillos para todos los públicos.

Etiquetas: , ,

22

02 2016

Un documental necesario

Urko Urbieta. Es triste afirmarlo pero, a tenor de los datos de audiencia del jueves, a los espectadores les interesa más las broncas falsas de GH: VIP que la labor humanitaria de un grupo de socorristas españolas, que cada día auxilian a los refugiados sirios que llegan a la isla griega de Lesbos, jugándose la vida en el mar.
La Sexta emitió el jueves en ‘prime time’ un documental de una hora de duración que solo se puede considerar necesario: To Kyma (‘la ola’ en griego), que ha realizado durante varios meses una productora catalana para dar a conocer la heroica labor que realizan Òscar Camps, hilo conductor del documento, y sus compañeros de la ONG Proactiva Open Arms. Aunque también incluye testimonios de fotoperiodistas, médicos y personal voluntario que lleva meses viviendo en primera persona este drama humano. Lo más destacable de To Kyma, que ha dirigido David Fontseca, es que no pretende poner el dedo en la llaga. Expone los hechos y no busca que los protagonistas exploten ante la cámara, lo que es de agradecer. Pero nadie puede quedar impasible cuando uno de los socorristas recuerda que no pudo salvar a un hombre obeso, y al final del documental aparece para darle las gracias, después de haber sido rescatado por otro equipo. Si To Kyma remueve nuestras conciencias, bienvenidos sean este tipo de reportajes.

Etiquetas: , ,

22

02 2016

Despilfarro catódico

Gemma Marchena. Se han resistido todo lo que han podido pero al final han salido a la luz las nóminas de Telemadrid. Y, tal y como se sospechaba, ha sido vergonzoso. La terna de sueldos millonarios de Buruaga, Garci, Terstch, Tárrega o Sánchez Dragó clama al cielo en estos tiempos de tijeretazos monstruosos,  de niños en barracones, de jubilados apaleados por Hacienda, por parados y autónomos perseguidos… Pues la verdad, molesta (por ser suave) enterarse de que José Luis Garci se llevó a dedo 17 millones de euros por hacer Sangre de mayo, una película que ni vio nadie ni tuvo ningún interés en el cine. O los maravillosos 500 euros que se llevaba el más que polémico Herman Terstch por cada aparición en televisión, que era de unos minutos de duración. Dragó se hizo con 3,5 millones y los derechos del fútbol supusieron 100 millones de euros. 100 millones pagados por los madrileños. Al ciudadano de a pie se nos ha dicho que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, que deberíamos acostumbrarnos a bajadas de sueldo para mejorar la productividad, que hemos sido malos por hipotecarnos o por parir o por envejecer. Ya nos advierten que no tendremos derecho a pensión… Y todas estas voces pagadas por generoso dinero público. Qué dilema moral debe ser un neoliberal subvencionado con fondos de todos los madrileños.

22

02 2016