Despilfarro catódico

Gemma Marchena. Se han resistido todo lo que han podido pero al final han salido a la luz las nóminas de Telemadrid. Y, tal y como se sospechaba, ha sido vergonzoso. La terna de sueldos millonarios de Buruaga, Garci, Terstch, Tárrega o Sánchez Dragó clama al cielo en estos tiempos de tijeretazos monstruosos,  de niños en barracones, de jubilados apaleados por Hacienda, por parados y autónomos perseguidos… Pues la verdad, molesta (por ser suave) enterarse de que José Luis Garci se llevó a dedo 17 millones de euros por hacer Sangre de mayo, una película que ni vio nadie ni tuvo ningún interés en el cine. O los maravillosos 500 euros que se llevaba el más que polémico Herman Terstch por cada aparición en televisión, que era de unos minutos de duración. Dragó se hizo con 3,5 millones y los derechos del fútbol supusieron 100 millones de euros. 100 millones pagados por los madrileños. Al ciudadano de a pie se nos ha dicho que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, que deberíamos acostumbrarnos a bajadas de sueldo para mejorar la productividad, que hemos sido malos por hipotecarnos o por parir o por envejecer. Ya nos advierten que no tendremos derecho a pensión… Y todas estas voces pagadas por generoso dinero público. Qué dilema moral debe ser un neoliberal subvencionado con fondos de todos los madrileños.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

22

02 2016

La publicación de comentarios está cerrada.