Enviados especiales

Gemma Marchena. Programas como Enviado especial tienen la facultad de incomodar al televidente. El reportero Jalis de la Serna debutó este jueves en La Sexta centrándose en el caso de Pablo Ibar, el único español que tiene la desgracia de hallarse en el corredor de la muerte estadounidense. Con 43 años, lleva la mitad de su vida encarcelado por un triple asesinato. Sin embargo, numerosas pruebas apuntan a que no fue él. Sus familiares y abogado insisten en que se trataba de un caso construido para culparle. Mientras su compañero fue liberado hace ya unos años, Ibar sigue esperando un nuevo juicio más justo. Tal y como refleja el reportaje de Jalis de la Serna, cualquiera puede tener la mala suerte de estar en el sitio equivocado, contar con un abogado de oficio que no está en plenas condiciones y a partir de aquí, ver como su vida está en serio peligro. Eso es Estados Unidos, donde el dinero supone la diferencia entre seguir vivo y libre o estar a pie de la inyección letal. Lamentablemente los errores judiciales no son exclusivos de EE UU. Y si no, que se lo digan al holandés que esta semana ha salido de la cárcel de Palma tras cumplir condena por un crimen que no cometió.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

13

02 2016

La publicación de comentarios está cerrada.