‘Fashion Victims’

23

02 2016

Neus Aguiló. Jordi Évole se preguntó qué hay detrás de un jersey. La respuesta fue lavabos sucios, bichos, jefes agresivos, falta de agua potable, polvo y piel abrasada por sustancias nocivas. Diez horas al día de lunes a sábado por 128 euros al mes. Ese es el ambiente de una trabajadora que fabrica ropa en Camboya. Una ingeniera textil aseguró haber visto en un país subdesarrollado un río teñido del color de moda de la temporada del vaquero de Occidente. Esa ingeniera abandonó la multinacional para la que trabajaba cuando procesó la siguiente imagen: «Adolescentes cosiendo en un lado del mundo y adolescentes comprando en el otro lado». La verdad es que fue un reportaje incómodo y que invitó a la reflexión. Una gran cantidad de marcas de gran éxito comercial, tanto caras como baratas, se lucran gracias a las condiciones infrahumanas en las que viven millones de trabajadores en países del tercer mundo. Es casi imposible que el consumidor del primer mundo deje de comprar esas marcas pero estaría bien que por lo menos nos  fijáramos en las etiquetas del jersey que llevamos puesto, que no lo tiremos a la primera de cambio y que sepamos cuál es la situación de la persona que lo ha fabricado.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.