Ahora, las madres son ellas

Jennifer Munar. Leo las críticas despiadadas hacia Madres forzosas y no entiendo los motivos. ¿Esperaba la gente, acaso, encontrarse con una serie al estilo House of Cards o Juego de Tronos? ¿Quizá con la nueva Breaking Bad? Era evidente que el spin off de Padres forzosos no iba a ser otra cosa que una serie familiar, y creo que no se le podía pedir mucho más de lo que nos ha dado. En esta continuación de la serie de los ochenta la hija mayor de la familia Tanner, ya adulta y con tres hijos, es la nueva protagonista. Tras perder a su marido en un accidente laboral, su hermana y su mejor amiga se trasladarán a la residencia familiar para ayudarle a criar a los pequeños, tal y como hicieron hace casi treinta años sus tíos con su padre. La misma fórmula, solo que ahora las madres son ellas. Y, para qué negarlo, la fórmula, aunque repetida, sigue teniendo efecto. Los episodios, simples pero entrañables, enganchan gracias a unos personajes que son casi de la familia, y a los que es imposible observar sin cierta nostalgia. Los detractores han sido muchos, pero parece que sus quejas no han surtido efecto, puesto que Madres forzosas fue renovada ayer por una se

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

03

03 2016

La publicación de comentarios está cerrada.